ESCRIBIR: DESDE EL CORAZÓN A LA RAZÓN (Bitácora # 3)

Desde que empecé a escribir en este blog, siempre he soñado con alimentarlo todos los días, pero hasta ahora se ha quedado solo en eso: en un sueño. Cuando despierto a la realidad me doy cuenta que para obtener algo no basta con desearlo, hay que lanzarse a construirlo.

Nunca he tomado un curso de escritura, sin embargo he llegado a una conclusión: se hace más ligero el proceso cuando se escribe desde el corazón, desde lo que se siente, desde lo que se vive, no se puede reflexionar adecuadamente tomando distancia de la propia experiencia vital. Será por eso que en los 4 años de edad que tiene este blog, no he podido cumplir mi sueño de alimentarlo diariamente, porque siempre he partido desde la Razón y muchas veces la Razón se bloquea, el corazón no la deja trabajar.

¿Qué bloquea la Razón? Pienso que los problemas que surgen a diario en el desempeño de cada uno de nuestros roles vitales (la familia, la pareja, el trabajo, los amigos, uno mismo), aunque también hay algo adicional: nos tragamos esos problemas, nos creemos invencibles y si no los exteriorizamos, éstos nos carcomen. Definitivamente a la mayoría de personas nos pesa mucho el qué dirán.

Ahora le estoy haciendo caso a mi intuición y ésta mi indica que para darle vida a este blog, debo cultivarlo a partir de mi propia experiencia vital; sin reservas, sin miedo. No tengo nada que perder, más allá de las cadenas biológicas y sociales que me atan.

El oficio que he creado para ganarme la vida me obliga a ser sincero. He construido una identidad, soy Formador Afectivo. Pero desde ahora debo advertir que no soy perfecto; a diario lucho contra mis propias incompetencias, de hecho creo que elegí este camino porque no me resigno a convivir pasivamente con lo peor de mi naturaleza, o con lo que me imponga el sistema; como ser humano siento que estoy obligado a mejorar, a ser un buen ejemplar de esta especie y de esta sociedad en la que me tocó vivir. Sin embargo, he comprendido que este viaje debe partir de mi Ser, de lo que Soy ahora; porque si lo planteo desde el Deber Ser inevitablemente me estrellaré contra el pesado muro de la incoherencia. Y esto sí que bloquea la Razón, salvo que uno quiera auto engañarse y nadar en un mar de mentiras.

Por eso ser Formador Afectivo no es una cuestión solamente de tener conocimientos o un diploma que lo acredite como tal. No se Forma únicamente a partir de un concepto, también se hace desde el ejemplo, desde la vida misma, reconociendo nuestras falencias y fortalezas, nuestra animalidad, pero también nuestra humanidad. Sin olvidar nunca que estamos entre humanos y no entre ángeles, que como bien lo señala mi maestro José Antonio Marinaestamos en una lucha constante por alejarnos de la selva.

Esta tercera bitácora que hoy les presento está permeada por un sinsabor vital en uno de mis Escenarios de Interacción, específicamente en el escenario Pareja.  La verdad es que en los últimos días he tenido algunas diferencias con la Mincha que me tienen un poco bajo de tono y como éste es un suceso que todavía está en desarrollo, no quiero adelantarme a nada, basta con dejar esta evidencia para que vean ustedes que tan cierto es eso de que “hasta los médicos también se mueren”.

Por otro lado, ayer lunes le gané nuevamente la batalla a la levantada. A las 6 de la mañana empezó la jornada. Eso me hizo sentir muy bien, es una pequeña victoria contra la pereza (ya vamos 2×0, espero mantenerla a raya para no dejarla reaccionar). Cerca de mi casa hay una montaña, se siente la naturaleza, sin lugar a dudas es relajante, ayuda a pensar, a encontrarse consigo mismo. La Salud Afectiva se ve favorecida cuando estamos en contacto con la hermosa naturaleza: siempre se escuchan los pájaros, se disfruta de la briza matutina, se presencia como va despertando el entorno. Esta fue la primera actividad del día y fue una nutritiva fuente de serenidad tranquilidad.

Luego vino el momento de la pasada en limpio de las bitácoras, ahí me sentí activo, dueño de mí mismo, contento por estar cumpliendo la rutina, por estar motivado intrínsecamente. Me alcanzó el tiempo hasta para transcribir una página de un libro fundamental para mi ideología política: se llama la Netocracia, está en inglés y fue escrito por un par de Suecos que al parecer tienen muy claro hacia va donde va la Democracia y Quiénes son, pero sobre todo Qué hacen las nuevas elites del poder, a quienes ellos le llaman los Netocratas. En su momento te compartiré esta valiosa información.

Ahí se fue la mañana, al medio día salí de casa en Soacha con rumbo a la ruidosa Bogotá, entusiasmado porque estaba viviendo un día acorde a lo planeado y eso me mantiene equilibrado. Durante el trayecto aproveché para leer unas cuantas páginas de “Vida Positiva”, el magnífico libro de Barbara Fredrickson, de hecho ya lo terminé y debo confesar que he quedado impresionado, muy pero muy contento con haberme encontrado con el concepto de la Positividad Desde ya estoy sintiendo su influencia, es más, este ejercicio de la bitácora es una puesta en práctica de sus enseñanzas. Ya te iré contando en detalle la potencia de este aporte científico a la Salud Afectiva de las personas. Por lo pronto déjame decirte que ya son tres los conceptos que iremos aplicando y desarrollando en el marco de la Formación Afectiva: 1) El Desarrollo Afectivo; 2) La Positividad; y 3) El Flujo.

La tarde se me fue en publicar las bitácoras, había contemplado solamente una hora para esta tarea, pero internet me atrapó. Qué fácil es distraerse en ese mundo, me puse a ver unos videos de las Conferencias Ted y ahí quedé. No perdí el tiempo pero dejé de hacer lo planeado y eso me genera ansiedad porque en estos momentos –como dirían las abuelas- “el palo no está pa cucharas” y no pude divulgar en los buses, lo cual quiere decir que fue un día en blanco en lo que al metálico respecta. Y eso, como es apenas natural, no deja de angustiar.

Y aquí es donde entra mi Padre. Verme con él me produce una sensación agridulce, emociones encontradas. Por un lado me alegra porque me gusta verlo, sentirlo, disfrutarlo, compartirme con él. Pero también me estresa porque no comprende lo que hago, porque para él yo debería buscarme un empleo; siente que me estoy desperdiciando, que perdí el tiempo estudiando psicología, y esa negatividad –aunque no lo quisiera- me afecta. Como me gustaría escuchar de sus labios unas palabras de aliento, me encantaría que me dijera: “Bien Andrés, si eso te hace feliz, síguelo haciendo, me enorgullece lo que haces”, pero no es así, a él sólo le preocupa verme corto de metálico, pero bueno, como dirían los talentosos de ChocQuibTown: “Eso es lo que hay”, como hijo y Formador Afectivo me corresponde comprehenderlo y seguir luchando para algún día mostrarle que no estoy tan loco.

¿O, si?

Anuncios
Categorías: BITACORA | Etiquetas: , , , , , | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “ESCRIBIR: DESDE EL CORAZÓN A LA RAZÓN (Bitácora # 3)

  1. myrian cossio

    HOLA MI QUERIDO AMIGO SOÑADOR DE UN MUNDO MEJOR Y MAS SANO AFECTIVAMENTE.
    SOLO QUIERO DARTE MI APOYO Y DECIRTE QUE LA VIDA TE COMPENSARA CON TODOS LOS DESEOS DE TU CORAZON Y EL METALICO LLEGARA POR AÑADIDURA

    UN FUERTE ABRAZO BENDIONES

    • Muchas gracias colega y amiga. Tus buenos deseos son mas potentes que el “metalico”. Los vinculos. Espero que algun nuestros caminos se crucen para andar juntos.

      Un abrazo

      Andres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: