LA INNOVACIÓN INSTITUCIONAL EN LA COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

 

 

La Innovación Institucional de la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER es una Innovación Conceptual. De acuerdo con Gary Hamel, -un reconocido teórico mundial de la administración y la estrategia- en la nueva economía la unidad de análisis para la innovación ya no es un producto ni un servicio: es  un concepto del negocio. Los bloques de construcción de éste y un modelo de negocios son una misma cosa. El modelo es un concepto que se ha puesto en práctica. Innovación conceptual es la capacidad de idear conceptos de negocio radicalmente distintos, o nuevas maneras de diferenciar los existentes. Es, pues, la clave para la creación de nueva riqueza. Dentro de un amplio dominio –ya sea el de servicios financieros, comunicaciones, espectáculos, edición, educación, energía o cualquier otro campo- la competencia no es entre productos o compañías sino entre modelos del negocio.[1] O modelos de la actividad como preferimos llamarlo nosotros.

La COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER es una Innovación Conceptual en el campo de la Formación Humana. Busca proveer a las personas de un sentido de Comunidad, Estructura y Significado Vital. Se plantea como una Innovación Institucional que le haga frente a esta fase de desarrollo de la sociedad moderna donde los riesgos sociales, políticos, económicos e individuales tienden a escaparse de las instituciones destinadas al funcionamiento y protección de la sociedad industrial.[2]

Esta Innovación Institucional està cimentada sobre tres pilares básicos provenientes del enfoque desarrollado por el influyente psicólogo creador de la Teoría del Flujo: Mihaly Csikszentmihalyi. El primer pilar consiste en reconocer que en el pasado los profetas, poetas y filósofos han deducido verdades importantes, verdades que son esenciales para nuestra supervivencia. Pero han sido expresadas con el vocabulario conceptual de su época, de forma que, para que sean útiles, su significado tiene que ser redescubierto y reinterpretado por cada  generación. Los libros sagrados del judaísmo, del cristianismo, del islam, del budismo y del hinduismo védico constituyen los mejores depósitos de ideas fundamentales de nuestros antepasados, e ignorarlos seria un acto infantil de presunción. Pero es igualmente ingenuo creer que cualquier cosa que haya sido escrita en el pasado contiene una verdad absoluta y permanente.[3]

La segunda piedra angular de esta Innovación Institucional es el presupuesto de que la ciencia proporciona actualmente la información que es más vital para la humanidad. Sin embargo, la verdad científica también se expresa con los términos de la visión de los tiempos actuales y, por ello, cambiará y podrá ser desechada en el futuro. Es probable que la ciencia moderna esté tan impregnada de superstición y de errores como lo estaban los viejos mitos, pero nuestra visión no tiene suficiente distancia como para establecer la diferencia. (…) Para bien o para mal, en la época en que vivimos la ciencia continúa siendo el espejo más fiel de la realidad y sólo por nuestra cuenta y riesgo podemos ignorarla.[4]

El tercer presupuesto básico de esta Innovación Institucional es que si deseamos entender qué significa realmente hoy “vivir”, debemos escuchar las voces del pasado e integrar sus mensajes en el conocimiento que la ciencia está acumulando lentamente. No existe esperanza en el pasado, no se puede encontrar una solución en el presente, ni seria una solución mejor saltar a un futuro imaginario. El único camino para averiguar en qué consiste esta vida, es el intento paciente y lento de dar sentido a las realidades del pasado y a las posibilidades del futuro tal como pueden entenderse en el presente.[5]

En nuestros términos, el Pasado hay que Comprenderlo, el Presente Controlarlo y el Futuro Construirlo, “desde la mañana hasta la noche, siete días a la semana, durante setenta años si tenemos suerte, o incluso más si somos muy afortunados. Esto podría parecer -comenta Csikszentmihalyi– una visión reducida en comparación con las visiones mucho más elevadas de la vida con que nos han familiarizado mitos y religiones. Pero dándole la vuelta a la apuesta de Pascal, en caso de duda parece que la mejor estrategia consiste en asumir que esos aproximados setenta años de vida constituyen nuestra única oportunidad de experimentar el cosmos y que podríamos perderlo todo, mientras que si estamos equivocados y existe una vida más allá de la tumba, no perdemos nada.”[6]

Esta Innovación Institucional está respaldada por un Concepto. El propósito de este artículo es presentártelo por medio de un mentefacto conceptual. Como ésta es una herramienta metacognitiva que utilizamos intensamente en la construcción de nuestro Modelo, creemos que es necesario hacerte una breve reseña de esta poderosa herramienta para organizar el conocimiento, creada por nuestro Maestro Miguel De Zubiría.

Dice el Maestro De Zubiría que el termino “mentefacto” proviene originalmente del filosofo Eliot. En el libro “Mentefactos I” cuenta que lo conoció en un articulo escrito por su amigo pedagogo y editor, Luis Bernardo Peña. Posteriormente, otro buen amigo y pedagogo, John Jaime Marín, le comentó que en 1968 el término había sido utilizado por el profesor Germán Cubillos, en la revista Investigación y Ciencia, en un articulo dedicado precisamente al término mentefacto.[7]

Pero dejemos que sea el mismo maestro el que nos cuente la historia:

“Desde la primera vez que conocí el término mentefacto me pareció una intuición genial. En efecto, desde que los homínidos se hicieron hombres, han fabricado tanto artefactos como Mentefactos. ¡Claro! Es tan artefacto un martillo como mentefacto la idea de martillo. Mejor aún, el martillo real no existiría si no hubiesen polinizado, primero, como mentefacto, la mente de algún ser humano. Recordemos la celebre formula marxista: “A diferencia de la más hábil abeja, hasta el peor arquitecto construye primero la colmena en su cerebro.” Prefiero la expresión “mentefacto” a otras muchas posibles (mapas, esquemas, modelos, etc) para oponerlos a los “mapas conceptuales” propuestos por Joseph Novack. (…) Los mentefactos conceptuales llevan a cabo dos funciones vitales, en tanto que diagramas. Los diagramas organizan y preservan los nuevos conocimientos. En tanto diagramas, los mentefactos disfrutan de ambas cualidades: organizan las proposiciones (al hacerlo, organizan nuestra mente) y preservan los conocimientos así almacenados. Los mentefactos condensan enorme información intelectual, recurriendo a simples y hasta hermosos diagramas como el siguiente:[8] (aprovechamos aquí para poner como ejemplo nuestro mentefacto del Concepto COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER)

Dice el Maestro De Zubiría que antes de pretender armar un MENTEFACTO CONCEPTUAL, se debe conocer las proposiciones con las cuales estructurarlo: tener todos los ladrillos intelectuales listos. Una vez con ellas, la tarea es casi pictórica.[9] Pues bien, a continuación te presentamos las proposiciones que construyen nuestro Concepto.

Clase Concepto:

COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER

Supraordinaciones:

P1. La COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER es un Institución Social.

Exclusiones:

P2. Es diferente de las COMUNIDADES RELIGIOSAS en tanto que éstas se fundamentan en textos sagrados, dogmas inmutables y la promesa de la salvación.

P3. Es diferente  de las COMUNIDADES EMPRESARIALES MULTINIVEL en tanto que éstas se sostienen sobre la base del consumo compulsivo y la promesa de la “libertad financiera”.

Isoordinaciones

P4. Es una Innovación Institucional.

P4.1. Busca Redescubrir y Reinterpretar la Sabiduría del Pasado.

P4.2. Cuenta con la Ciencia como su principal fuente de Información para aprehender sobre la Naturaleza Humana.

P4.3. Con las enseñanzas provenientes de la Sabiduría y de la Ciencia, trabaja por la Causa de Formar personas Talentosas en el arte de Vivir, Convivir y Supervivir.

P4.4. Es Personificada por el Modelo Vital de una Pareja Formativa que practica la Crianza Formativa, son Trabajadores Talentosos en el Arte de la Formación Afectiva y cultivan conscientemente sus diferentes Escenarios de Interacción Vital.

P4.4.1 Los Escenarios de Interacción Vital son Interpersonales, Sociogrupales e Intrapersonales.

P4.5. Es Conceptualizada por un Modelo Conceptual cuyos Fundamentos Teórico-Prácticos son el Paradigma Formativo y el Paradigma Informacional.

P4.5.1. Es Conceptualizada por un Modelo Conceptual que plantea unas Propuestas Teóricas y unos Modelos Formativos.

P4.6. Es Materializada por un Modelo de Trabajo que tiene como metodología de enseñanza una Escuela de Artes y Oficios Formativos.

P4.6.1. El Arte es la Formación Afectiva y los Oficios son las Parejas Formativas, la Crianza Formativa, el Trabajo Talentoso y el Formador Afectivo.

P4.6.2 El Insumo del Arte es el Sistema Afectivo Humano.

P4.6.3. El Sistema Afectivo Humano esta integrado por los Instrumentos Afectivos y las Habilidades Afectivas.

P4.6.4 Los Instrumentos Afectivos son las emociones, sentimientos, actitudes, valores y principios.

P4.6.4. Las Habilidades Afectivas se dividen en Básicas y Complejas.

P4.6.5 Los conceptos que trabaja el Arte están relacionados con la dimensión afectiva, cognitiva y expresiva de la realidad mental humana.

P4.6.6 Tiene una Cultura Formativa integrada por una Ideología, una Axiología y una Praxeologia.

P4.6.7 Las Labores de los Oficios son la Producción Mental, la Formación, la Orientación y la Divulgación.

P4.6.8 Lleva a cabo una intensa Divulgación en medios no convencionales y en Redes Sociales de Internet.

P4.6.9 Su Configuración Organizativa está diseñada alrededor de los roles de Aspirante, Aprehendiz, Oficial y Maestro.

P4.6.10 Su Lema de trabajo afirma que la Formación Afectiva no lo es todo, pero si es lo más importante para la vida de un Ser Humano.

P4.6.11 Tiene como Símbolos el mar, el barco, el timón, la amígdala, la flor del pensamiento y la mielina.

P4.6.12 Su Himno es Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Infraordinaciones

P5. Según las necesidades humanas que satisface la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER, ésta provee un sentido de Comunidad, Estructura y Significado Vital.

La Innovación Conceptual e Institucional se puede aplicar a cualquier campo. Sea éste el de la Microbiología, el Entretenimiento (espectáculo mariachi), la Optometría, la Contaduría, la Odontología, la Psicología, la Ingeniería Química, la Publicidad, etc. Precisamente en estos campos estamos ayudando a construir Sistemas Conceptuales de Trabajo. Y en este espacio te iremos contando el avance de cada uno de esos proyectos.

Esperamos entonces, te hayas podido hacer una idea de lo que es un Concepto, ¿te imaginas construyendo uno para ti? Si te podemos colaborar, ya sabes donde encontrarnos.


[1] Gary Hamel: “Liderando la revolución”. Grupo Editorial Norma. Harvard Business School Press. Bogotá, 2000.

[2] Ulrich Beck y Elisabeth Beck-Gernsheim “El normal caos del amor: las nuevas formas de la relación amorosa” Ediciones Paidos. Barcelona, 2001.

[3] Mihaly Csikszentmihalyi: “Aprender a Fluir” Editorial Kairós. Quinta edición: Noviembre de 2007.

[4] Ibid, pag 12

[5] Ibid

[6] Ibid.

[7] Miguel De Zubiría Samper “PEDAGOGIAS DEL SIGLO XXI: MENTEFACTOS I: EL ARTE DE PENSAR PARA ENSEÑAR Y DE ENSEÑAR PARA PENSAR” Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá, 1998.

[8] Ibid.

[9] Ibid. Pag 213

Anuncios
Categorías: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: