Publicaciones etiquetadas con: afectividad humana

 
 

EL SISTEMA DE TRABAJO DE UN TRABAJADOR TALENTOSO

 

Tres características definen a un Trabajador Talentoso: la primera es que tiene un Sistema de Trabajo. La segunda es que trabaja por una Causa. Y la tercera es que crea una Comunidad para ayudarle a otros a convertirse en un Trabajador Talentoso. A ser un miembro de su especie.

Un Trabajador Talentoso construye su Sistema de Trabajo a partir de sus experiencias vitales, sus conocimientos en un campo específico, y el ejercicio artesano de su labor.

Nuestro Sistema de Trabajo, por ejemplo, tiene como fundamento vital los principales Roles de la Adultez. Somos Pareja, Madre y Padre de Orianna y Dante. Trabajamos Juntos en la construcción de nuestra relación, en la crianza de nuestros hijos y en la generación de los recursos necesarios para sostener y ampliar el alcance de nuestra Causa.

Por otro lado, nuestro Sistema de Trabajo tiene como cimiento conceptual unos fundamentos teorico-practicos que sintetizan dos paradigmas: el Paradigma Formativo y el Paradigma Informacional. A partir de estas bases teórico-practicas formulamos unas Propuestas Teóricas y unos Modelos Formativos que le dan sustento científico a nuestra Causa.

Así las cosas, con nuestra experiencia vital y conceptual le damos sustento a nuestro Arte: la FORMACIÓN AFECTIVA, y con éste, a nuestros Oficios: las Parejas Formativas, la Crianza Formativa, el Trabajador Talentoso y el Formador Afectivo.

En nuestro Ser, Saber y Que Hacer Personificamos este Arte y estos Oficios, para ponerlos al servicio de la segunda característica que define a un Trabajador Talentoso: Trabajar por una Causa. La nuestra por ejemplo es la Formación de Personas Talentosas en el Arte de Vivir, Convivir y Supervivir, esto con el propósito de facilitar la satisfacción de sus necesidades vitales de Comunidad, Estructura y Significado.

Para ayudarle a otros a convertirse en un miembro de su especie, el Trabajador Talentoso crea una Comunidad. De esta manera le permite a quienes se sienten atraídos por su Sistema de Trabajo y por su Causa, ser parte de su Comunidad. Vincularse como Aprehendices, formarse y acumular las horas de práctica necesarias para ser reconocido algún día como un miembro de la tribu de los Trabajadores Talentosos. Lo mejor es que durante el proceso apoyará una Causa que le dará Significado a su vida, disfrutará de un sentido de Comunidad al compartir su viaje con otros colegas, y lo más importante, su vida tendrá Estructura, no tendrá tiempo para aburrirse. Tendrá muy claro Qué Hacer, Porqué Hacerlo y Cómo Hacerlo. El ingrediente adicional a todo esto es que ser parte de una Comunidad le permite al futuro Trabajador Talentoso obtener ingresos acorde a su nivel y capacidad de Producción Mental.

Por eso nosotros hemos creado la COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER. Porque como Trabajadores Talentosos tenemos el Deber de Formar a los hombres y mujeres que quieran Ser y Dedicarse al Oficio de las PAREJAS FORMATIVAS, o a la CRIANZA FORMATIVA o la FORMACIÓN AFECTIVA. Oficios que nosotros mismos Personificamos y enseñamos. Nuestros Aprehendices pueden “ganarse la vida” formándose y enseñando a los demás el Arte de Vivir, Convivir y Supervivir.

Nuestros afectos, conocimientos y acciones han recibido una fuerte influencia de la Pedagogía Conceptual y la Psicología Afectiva. Es decir, de Miguel De Zubiría, a quien reconocemos como uno de nuestros maestros y nuestro mentor en esto de la Creación. Por tal motivo, hemos decidido hacer una aplicación práctica de una de sus herramientas: el mentefacto precategorial.

Este ideograma nos permite representar nuestro Sistema de Trabajo. Lo mejor es que se puede utilizar en la construcción de sistemas de trabajo en cualquier campo de Trabajo Talentoso, sea esta Práxico, Psicológico o Conceptual-Artístico.

Este articulo tenia el propósito de presentarte nuestro ideograma (observa la imagen que acompaña este articulo) y de compartirte unas ideas preliminares de lo que dentro de nuestro Modelo denominamos como TRABAJO TALENTOSO.

Si requieres más información, sigue pendiente de este espacio, aquí seguiremos publicando intensamente material relacionado. Y si te interesa ser Aprehendiz de nuestra Comunidad, estamos listos para servirte.

Anuncios
Categorías: TRABAJADORES TALENTOSOS | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario
 
 

MANIFIESTO DEL OPTIMISMO

1. No es cierto que exista una crisis económica planetaria, lo que existe es una crisis específica de países específicos.

2. La esperanza de vida aumenta 2,5 años cada década. Por primera vez aprendemos que hay vida antes de la muerte y que cualquier tiempo pasado fue peor.

3. La educación y la medicina avanzan hacia la personalización, y nos obligan a engendrar un nuevo modelo social. La prevención será más importante que la curación.

4. Un gran descubrimiento: el aprendizaje social y emocional. Por primera vez en la historia de la evolución empezamos a conocer y gestionar las emociones. Y sabemos que es tan importante aprender como desaprender.

5. Las redes sociales son lo que nos hace distintos del resto de animales. El origen de la interconexión actual está en las rutas de la Seda y del Incienso. Gracias a la revolución digital ahora la comunicación puede ser instantánea y universal.

6. Tras los avances de las ciencias de la mente, hoy conocemos la importancia delinconsciente con relación al pensamiento racional. Por primera vez constatamos que podemos confiar en la intuición.

7. Nunca habíamos sabido tanto sobre la naturaleza de la felicidad. Eso es lo esencial: la felicidad se encuentra en la sala de espera de la felicidad.

8. Otro de nuestros quebraderos de cabeza seculares: la belleza. Sabemos que la belleza es ausencia de dolor, o sea, la que refleja un rostro con un nivel de fluctuaciones asimétricas inferior al normal.

9. Evolutivamente, en tiempo de crisis, la manada se vuelve hacia los jóvenes para que ejerzan su liderazgo. Es pues, la hora de los jóvenes. No pueden defraudar.

10. Hace unos años estábamos convencidos de que la visión del universo correspondía a la realidad. Luego descubrimos que esa visión dependía del marco y de las emociones. Ahora sabemos que es el resultado de un modelo matemático: la incertidumbre envuelve a nuestro universo.

EDUARDO PUNSET

Viaje al Optimismo

Categorías: OPTIMISMO | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario
 
 

EL FORMADOR AFECTIVO COMO UN CAZADOR RECOLECTOR

Los estudiosos de la evolución humana nos hablan de cuatro grandes periodos en el desarrollo de la humanidad. Primero, una larga temporada como nómadas Cazadores-Recolectores; luego, la población fue creciendo  y migrando hacia un estilo de vida más sedentario alrededor de la agricultura; después, surge la Revolución Industrial y con ella la posterior explosión demográfica en las ciudades; hoy, quienes vivimos en estos días, somos testigos de una nueva migración que teóricos como el sociólogo Manuel Castells han denominado como la Era de la Información o Informacionalismo. Y nuevamente la vida está cambiando drásticamente porque esta Era está siendo marcada por revolucionarias innovaciones tecnológicas e informáticas y por profundas transformaciones culturales, sociales, económicas y políticas. Sin embargo, y a pesar de los miles de años transcurridos desde nuestros tiempos como cazadores-recolectores, en el fondo seguimos comportándonos de forma muy similar, especialmente en lo que a la consecución de los Recursos Personales se refiere.

Nuestros lejanos antepasados se enfrentaban al desafío de la supervivencia con la rigurosidad de quien es consciente de que acceder a los recursos es una cuestión de vida o muerte. Un asunto vital. Ellos, cuya motivación principal era la búsqueda de alimentos, recorrían la Tierra cazando y recolectando lo que a su paso encontraban, y establecían asentamientos temporales teniendo como referencia los ciclos climáticos.

Una vez establecido el asentamiento, los hombres de la tribu salían a hacer sus faenas; se iban en grupos a cazar, a enfrentar el desafío de luchar contra otras especies. En el asentamiento quedaban las mujeres y los mayores, quienes se dedicaban a la recolección y a la Formación de los nuevos miembros de la tribu.

Cuando los hombres regresaban al asentamiento después de varios días de arduo trabajo, se dedicaban además de descansar, a otros menesteres; el juego, la danza, los ritos y otras practicas que fueron complejizando la mente humana. Es decir, no todo era Cacería, también sacaban tiempo para el Ocio, la sofisticación de sus herramientas, y la creación de otras nuevas.

Hoy, miles y miles de años después, esa minúscula población de la especie humana se ha multiplicado de una forma que asusta. Ya somos 7 mil millones y todavía seguimos Cazando y Recolectando, con una pequeña diferencia; la gran mayoría de miembros de esta especie gastan sus vidas en la mera búsqueda de recursos y en sus “tiempos libres” se dedican al consumo de actividades que promueven el ocio pasivo, el mínimo esfuerzo, simplemente dedicándose a satisfacer las demandas de sus genes y sus memes; motivo por el cual quedan atrapados en un Circulo Vicioso de mera supervivencia: comer, dormir, reproducirse (al menos aparearse) y morir. Viéndose comprometida, tarde o temprano, su Salud Afectiva.

Yo estoy de acuerdo con el psicólogo evolucionista Steven Pinker cuando afirma que “no todo tiempo pasado fue mejor”. Indudablemente seguimos evolucionando, sobre todo culturalmente, y gracias al trabajo que hoy hacemos, nuestros descendientes vivirán en sociedades más civilizadas, pero… (Siempre hay un pero) estos mejores tiempos no llegan por generación espontanea, hay que seguirlos cultivando, y cada nueva generación tiene la oportunidad de hacer su aporte a esta fabulosa Causa Humana. Aunque también tiene la tentación de obstaculizar dicho desarrollo y vivir su vida sin hacer nada productivo (ni siquiera para Si Mismos) o al servicio de hombres que ya no cazan alimentos, sino a otros hombres. Y cuando el hombre caza al hombre, la evolución de la humanidad se complica.

Por éste motivo es que el prestigioso psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi señala que “ninguna tarea es a la larga más importante que hallar una manera de desarrollar Yoes que apoyen la evolución. De ello depende el resto de consecuencias positivas. Si queremos contar con una historia, nuestras mentes deben estar preparadas para crearlas.”[1] Por eso es que debemos practicar una Crianza Formativa.

Personalmente he decidido caminar junto al primer bando. Entre otras razones porque estoy tomando conciencia de las reglas del juego de la Vida. Un juego en el que “algunos individuos siguen de forma casi exclusiva las instrucciones de su configuración genética o los dictados de la sociedad, con escasa o nula participación por parte de la conciencia. En el otro extremo del espectro están los individuos que desarrollan seres autónomos con objetivos que sobrepasan las instrucciones externas, viviendo casi exclusivamente según reglas autogeneradas. La mayoría de nosotros –señala Csikszentmihaly– operamos entre esos dos extremos”.[2]

Yo, he comenzado ha caminar en el segundo. Con los que queremos ofrecer nuestra existencia y poner nuestro cerebro al servicio de la Causa Humana. Aportar en esta empresa que se viene construyendo desde que el hombre es hombre. No quiero llevar una vida pasiva, ni al servicio de hombres cazadores de hombres que bajo disfraces altruistas, someten a otros miembros de nuestra especie para satisfacer solo sus intenciones particulares, las demandas de sus genes y sus memes egoístas.

Ahora estoy comprendiendo que ese sometimiento se hace a las “buenas”, o a las malas. En el primer caso se apela a la fuerza, se impone el miedo, el terror. Ahí están las dictaduras totalitarias y fundamentalistas que todavía nos muestran ese lado perverso de la naturaleza humana. Pero también, se puede someter al hombre a las “buenas”. Con sutiles ideologías esclavizantes, económicas, políticas, religiosas. Sistemas de creencias con mecanismos adoctrinantes tan efectivos que incluso tienen entre sus seguidores sus principales sostenedores y multiplicadores. Ellos mismos defienden sus cadenas.

Con mi Mincha hemos decidido interiorizar las mejores prácticas que el hombre ha desarrollado a lo largo de su evolución cultural. De los Cazadores-Recolectores aplicamos esa estrategia de salir a Cazar cada mañana. Eso quiere decir a divulgar, comunicar y multiplicar el mensaje de la Formación Afectiva en los Buses. Esta estructura básica la complementaremos con las demás actividades de Formación Afectiva que realizamos conjuntamente con la Mincha. Los cursos de Afectividad Humana en la Luis Angel Arango, las Orientaciones Afectivas, las conferencias y los talleres.

El propósito es acumular los Recursos Personales necesarios para patrocinar nuestra Actividad Creativa; leer, escribir, crear y conversar con la Mincha. En otras palabras, búsqueda intensa de recursos y producción intensa de contenido para publicar en nuestros blogs.

Nuestra tarea de Formación Afectiva empieza como Cazadores-Recolectores. Pero no cazaremos hombres sino recursos para la Causa, no recolectaremos solo metálico; también contactos, usuarios, experiencias positivas que nos proporcionen las reservas suficientes de energía (psíquica y material) para reducir nuestra actividad de Caza y pasar al siguiente nivel: el del Formador Afectivo como un Agricultor y preparador de Cazadores-Recolectores.


[2] Ibid, pag 51 la negrita es mía y lo hago para destacar ese hecho tan notable que tiene una consecuencia muy potente sobre nuestros modelos de Parejas Formativas, Crianza Formativa y Trabajadores Talentosos.

Categorías: CAZADOR RECOLECTOR, FORMADOR AFECTIVO | Etiquetas: , , , , , , , , , | 2 comentarios
 
 

¡ALTO AHÍ!

¡ALTO AHÍ!

 

¿Hacia dónde voy? ¿Qué quiero en la vida? ¿Lo que hago contribuye con el logro de mis objetivos? ¿Lo que hago contribuye con el desarrollo de mi talento? ¿Qué puedo hacer para mejorar el desempeño en mis diferentes roles? ¿Trabajo en lo que me apasiona o en lo que me toca? ¿Contribuye mi trabajo con la conquista de mi Autonomìa? ¿Cómo puedo construir un proyecto vital que le de trascendencia a mi existir?

Qué piensas de lo anterior… Intentaste resolver alguna pregunta… Inténtalo.  Mira que cuando decidí hacer un alto en el camino para despejar las anteriores incógnitas, hallé  respuestas que se adaptaban a mis circunstancias vitales, conceptuales y de trabajo. Inténtalo. Podrías encontrar respuestas que se adapten a tus circunstancias particulares.

Te voy a contextualizar. Mis Circunstancias Vitales están relacionadas con el nacimiento de mis hijos Orianna de tres años y Dante de nueve meses, y con la relación de pareja que he construido durante seis años con mi esposo Andrés.

Como es apenas normal, tener un hijo es un acontecimiento que en la vida de cualquier mujer interesada en tener un óptimo desempeño en su rol de madre, la obliga  a replantear afectos, prioridades, deberes, prácticas, estrategias, reglas, normas y un extenso etcétera. Esta experiencia a mi particularmente, me obligó a hacer un alto en el camino para reflexionar acerca del tipo de crianza que debía aplicar; de las razones por las cuales no pienso enviarlos a la escuela; de la forma en que voy a participar activa y conscientemente en su desarrollo mental, es decir, en su desarrollo afectivo (enseñarles a interactuar adecuadamente  en cada uno de sus Escenarios de Interacción ), en su desarrollo cognitivo (enseñarles habilidades cognitivas: leer, escribir y pensar), y en su desarrollo expresivo (explorar, identificar y desarrollar su Talento).

Por fortuna, en esta tarea no he estado sola, Andrés ha trabajado a mi lado en este complejo y fascinante oficio de la crianza, así como en la construcción de nuestra relación. A propósito, elaborar el vínculo de pareja ha requerido arte ciencia y trabajo, como bien nos lo ha enseñado la Psicología Afectiva. También ha sido necesario hacer varios altos en el camino para tomar consciencia de las Habilidades Afectivas Intrapersonales e Interpersonales, que puestas en práctica permiten que una relación trascienda. A decir verdad, no hemos estado exentos de los conflictos inherentes a cualquier relación interpersonal.

Lo importante, es que aprendimos a desconflictuar y a aplicar lo que predicamos en las Orientaciones Afectivas de Pareja que hacemos; entre otras cosas, nos hemos dedicado a compartirnos para poder conocernos cada vez mejor, y esto, ha favorecido el incremento del aprecio mutuo, tanto como el deseo de continuar construyendo y Trabajando Juntos.

Trabajar Juntos. Esto es lo que hemos venido haciendo, trabajamos juntos en la crianza de nuestros hijos, en la construcción de nuestra relación y en la consecución de  los Recursos Personales. Gracias a que aprendimos a negociar argumentando nuestras diferencias, ahora somos un equipo. Estamos desarrollando un concepto a partir de nuestra Experiencia Vital: como Pareja Formativa que práctica una Crianza Formativa y a diario se ejercitan como Trabajadores Talentosos. Más específicamente, trabajamos como Formadores Afectivos.  Este trabajo nos permitió fusionar nuestros afectos, roles, creencias, conocimientos, habilidades y demás, para trabajar en lo que nos apasiona, en lo que nos permite generar permanentes estados de Flujo y disfrute, trabajar para nosotros y por los demás, no para otros; trabajar por conquistar nuestra Autonomía. Como te habrás podido dar cuenta, lo anterior resume mis circunstancias conceptuales y de trabajo.

En definitiva, hay circunstancias existenciales que requieren detenerse a pensar, sentir, vivir conscientemente la realidad, en lugar de evadirla. Esto hace la diferencia entre vivir una vida de aflicción y una vida de satisfacción. Eso es todo por ahora amable lector, sólo me resta decirte: ¡ALTO AHÍ!

Categorías: BIOGRAFIA, COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER, CRIANZA FORMATIVA, DESARROLLO AFECTIVO, EL MUNDO DE LA PAREJA, REFLEXIONES | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , | 1 comentario
 
 

DE SER “PSICÓLOGO” A HACER PSICOLOGÍA AFECTIVA

Foto: Mauricio Moreno / El Tiempo

La gente que tiene la oportunidad diaria de hacer lo que mejor sabe hacer –actuando en consecuencia con sus fortalezas- tiene más posibilidades de florecer”

Barbara Fredrickson

Empiezo mi carrera profesional como psicólogo  gracias a que un diploma me acreditó como tal. Hoy, con la perspectiva de los años y el conocimiento acumulado y complejizado, comprendo que cuando uno egresa de la facultad lo único que tiene de psicólogo es precisamente ese diploma, porque técnicamente hablando, la mayoría llegamos al mercado laboral sin saber hacer Psicologia; la prueba fehaciente de ello es que una vez egresados nos ponemos a buscar empleo en lugar de Trabajar, la diferencia entre ambas opciones es Vital.

En primer lugar, para emplearse basta con el diploma, un papel que uno compra en una institución legalmente autorizada para vender éste documento. Cabe decir que funciona como un contrato a 5 años que se renueva cada 6 meses. Una de las partes contratantes (el estudiante) se compromete a pagar una alta suma (esto depende del status de la marca en el mercado de los diplomas) y la otra (la institucion) a depositar en el cerebro del pagador una serie de ideas relacionadas con la Psicologia; para legitimar dicho contrato, el estudiante es sometido a evaluaciones periódicas que den cuenta de la memorización de las mencionadas ideas.

A la institucion poco le importa si el estudiante adquiere un dominio complejo o superfluo de esas ideas. Tan es así que se guía por un sistema de calificación en el que se establecen unos mínimos valorativos para que el estudiante pueda pasar al siguiente nivel; para la obtención del diploma que te acredita como psicólogo da lo mismo si sacas un 3 o un 5, cuando llegas al mercado laboral no te van a pedir tu record de notas, salvo que quieras pasar al siguiente nivel del negocio, lo que el sistema llama la educación postgradual, y ni así.

Aquí es importante subrayar que una vez se ha terminado el contrato entre las partes, el ahora nuevo “profesional” de la psicología es lanzado a la selva del mercado laboral a competir en una despiadada lucha en el que el más fuerte es el que mejor conectado esté, es decir el que más palancas tenga. En este punto por ejemplo empieza a pesar el prestigio de la marca que haya vendido el diploma. Y aunque sea duro reconocerlo, hay que ponerlo sobre la mesa; no es lo mismo un diploma de psicología “Made in Universidad de los Andes” a otro “Made in X, Y, Z” (no me atrevo a nombrar universidades porque no quiero herir el orgullo de mis colegas). Lo cierto es que como en el mercado de los celulares; hay diplomas de alta gama, media y flechitas. Y esto pesa a la hora de buscar empleo.

Es tanto el impacto que tiene esta realidad, que en el medio se habla de “lavar el diploma” es decir, cuando se hace un pregrado en una universidad de gama media o baja, se busca hacer un posgrado en una de alta gama para aumentarle el peso a la hoja de vida, o dicho de otra forma, para hacer mejores contactos, que es lo que más pesa en este juego, donde en muchos casos, la meritocracia brilla por su ausencia.

En este mundo de los psicólogos de diploma y por ende en el mundo de los psicólogos empleados, pesa mucho el lugar de donde hayas salido, marca la diferencia entre los que salen a mandar, o, a obedecer. Los primeros van directo para las multinacionales, a las ONGs internacionales, y caen parados en las altas esferas de la administración del Estado, porque no sólo se compra un titulo, sino también capital social, eufemismo para hacer referencia a las palancas, la rosca que llaman. A los demás les toca “pelarse el lomo” en las negreras empresas de selección de personal, o en instituciones de beneficencia que pagan salarios que a los pobres psicólogos poco les alcanza para vivir dignamente.

Esta es la cruda realidad. Con un agravante; se cree ilusoriamente que la única manera de escapar de los empleos esclavizantes es haciéndote un posgrado para “cualificar” tu hoja de vida e incrementar así tus posibilidades en esta cruenta batalla por la supervivencia laboral. Pero esto no es más que un caramelito que da lugar a un nuevo problema; la sobreperfilación. Entonces ocurre lo impensable; no te contratan porque estas sobreperfilado!!!! y lo que haces lo puede hacer un recién egresado por la mitad o menos de tus pretensiones salariales. Y ahí si como dirían las abuelas “empieza cristo a padecer”; porque las deudas acosan, el estrés enferma, la presión social y la competencia por el status tensiona, hasta llegar un momento en que la salud mental de quienes trabajan en salud mental termina quebrándose; angustia, soledad, depresión, tristeza. Oscuro panorama que muestra claramente como quedan atrapados en un circulo vicioso.

Cosa muy diferente ocurre con quienes comprendieron la lógica de ese perverso juego y optaron por aprehender a Hacer Psicología para construir su propio camino. Es decir, se dedicaron a trabajar.

Aquí la lucha entonces ya no es contra los demás colegas. Poco importa tener una hermosa hoja de vida o un palmares lleno de títulos comprados. Aquí lo que cuenta son las habilidades demostradas, la capacidad de construir un producto o diseñar un servicio. Aquí no se llega a un mercado laboral, aquí se crea un mercado alrededor de lo que se ofrece, aquí se crea una comunidad y sobre todo, aquí se lucha por una Causa.

Pero hay que ser sinceros, no todo es color de rosa. Al principio la batalla más dura es contra uno mismo. Contra tus dudas, tus inseguridades, tu falta de recursos económicos, la incredulidad de quienes te rodean y lo más importante: la carencia de habilidades afectivas, cognitivas y expresivas.

Ahora bien, ¿Qué se requiere para mantenerse en este camino?

Son muchos los que han intentado dar el salto, sin embargo, no son pocos los que han tenido que devolverse. Aquí lo difícil no es hacer el cambio sino mantenerse firme, en pie de lucha, convencido de su Causa. Esa confianza en Ti Mismo es clave, porque es el combustible que te sostiene, ese que no te dejar rendir, el que te recuerda permanentemente que la batalla es por la Autonomía, por gobernarte a ti mismo, por ser el dueño de tu destino, por elegir tus propias cadenas y no las impuestas por los condicionamientos biológicos y sociales a las cuales estamos sometidos sin ser conscientes de ellos.

Transitar por este camino requiere el cultivo y desarrollo de habilidades afectivas. Es importantísimo Autoconocerse; descubrir para que eres bueno, tomar conciencia de esas habilidades que tienes por allá escondidas y que puedes poner al servicio de tu Causa. También es clave Autovalorarse; ejercitarce en la evaluación de Ti mismo, ser sincero, no engañarte, reconocer tus carencias, tus fortalezas. Y más importante aún es Autoadministrarse; aprehender a manejar tus recursos psicológicos (vínculos, conocimientos y experiencias) y materiales (espacio, tiempo y metalico).

Una lección que se aprende en estas tierras es que el tiempo de un Trabajador es muy diferente al tiempo de un empleado. Empezando porque aquí no existe esa diferenciación entre el Trabajo y el “tiempo libre”, de hecho, no tenemos tiempo libre!!!! No podemos darnos esos lujos, sin embargo, si gozamos de Momentos de Ocio Creador, porque esos momentos en los que aparentemente estas haciendo cosas distintas a tu trabajo, tu cerebro sigue procesando información, por eso se disfruta de actividades lúdicas; del cine, del teatro, de caminar la calles, de visitar museos, de asistir a conferencias, centros culturales. Siempre estas consumiendo información y ésta la integras a tu trabajo. Nosotros por ejemplo, lo vemos todo desde el prisma de la Afectividad Humana y es sorprendente lo que se observa. No obstante, para lograr lo anterior es vital aprovechar el tiempo, ganarle la batalla a la pereza; por eso hay que levantarse temprano, disfrutar del despertar del día, cuando la motivación es intrínseca la mente es muy productiva.

Lo anterior en cuanto a lo afectivo, pero no basta con ello, es necesario cultivar y desarrollar habilidades cognitivas. Si quieres hacer psicología no le puedes hacer el quite a la lectura. Es obligatorio apasionarse por el estudio de nuestro campo. Como bien diría uno de mis grandes maestros Mihaly Csikszentmihalyi: “no se puede crear una novedad si no se domina el campo”, por eso hay que leer a la lata, y estar muy al tanto de las últimas novedades. Hoy por ejemplo en el campo de la psicología la brújula está apuntando hacia la Psicología Positiva, la Psicología Afectiva, las Neurociencias, la Psicología Evolucionista y la Teoría BioPsicoSocial de la Mente. Ahí está el futuro y en éstas corrientes estoy nadando.

Pero además de leer hay que escribir. Si no se escribe queda la tarea a medias. Ambos procesos deben llevarse a cabo sistemáticamente. No es suficiente leer por leer, hay que comprehender la ciencia del texto como diría Van Dijk. Y para dominar el proceso de la escritura es requisito afrontarlo como una necesidad y como un oficio permanente. Porque aprender a escribir es a la vez aprender a pensar crítica y creativamente.[1] En otras palabras, la escritura es tremendamente importante para el desarrollo del pensamiento critico y creativo.

Hacer psicología requiere aprehender a leer ciencia, a comprender el lenguaje de los científicos. Escribir requiere aprehender a conceptualizar, argumentar, elaborar categorías, a construir modelos conceptuales, en últimas a manejar el conocimiento como diseño y no como información como diría David Perkins.  Porque eso es lo que vendemos: Conocimiento. En nuestro caso, conocimiento sobre la Afectividad Humana. Y lo mejor del caso es que entre más leamos y escribamos, más conocimiento producimos, además es reciclable, reutilizable, tiene múltiples formas de combinación, su uso lo hace más complejo y por lo tanto más sofisticado. Y lo mejor es que se puede transmitir a través de diversos canales; virtuales y físicos. En fin, se entra en una espiral ascendente, en un círculo virtuoso que tarde o temprano terminará recompensándote con el mayor logro que un Trabajador puede alcanzar: su Autonomía en todos los sentidos de la palabra.

En las habilidades expresivas ubico el enseñar, hacer la transferencia de lo que vas aprehendiendo. Hay que cultivar y desarrollar la habilidad para hablar en publico (por eso en parte es que hago el ejercicio de Formar y Divulgar en los buses). Aquí la meta es convertirte en un convincente expositor; ser un maestro de la palabra, un artista, un hechicero, un apasionado encantador, un vendedor persuasivo -pero de los buenos-, no de otra forma lograras convencer a los demás de las bondades de lo que ofreces. Del poder de tu Causa.

Como podrás ver, ninguna de estas habilidades se cultiva ni se desarrollar en la Universidad. ¿Te enseñan a Autoconocerte, a Autovalorarte, a Autoadministrarte? Para nada. ¿Te enseñan a leer de verdad, a escribir de verdad? ¿A pensar? Para nada. ¿Te enseñan a enseñar, a hablar en público? ¿A convencer? ¿A vender? Para nada. Viéndolo bien, que costosos son esos diplomas que venden las instituciones universitarias actuales. Ese modelo de universidad está en vía de extinción. En los años venideros surgirán nuevos modelos cimentados en la síntesis entre la teoría y la práctica y sobre todo, en el cultivo y desarrollo de habilidades; por que no todo conocimiento desarrolla habilidades, pero el desarrollo de cualquier habilidad genera conocimiento.

Termino esta larga perorata (que escribí en la montaña, inspirado por la briza y el canto mañanero de los pájaros) con dos conclusiones o “derivadas” -como diría mi maestro Miguel De Zubiria– una de índole económica y otra psicológica.

Como somos psicólogos y no economistas, nos cuesta mucho comprender las inexorables leyes del mercado. Traigo a colación una de ellas para demostrar la diferencia entre emplearse como psicólogo gracias a un diploma y Trabajar haciendo psicología. Me refiero entonces a la famosa ley de la oferta y la demanda:

  • A mayor oferta, menor demanda.
  • A menor oferta, mayor demanda.

En lenguaje castizo y aplicado a nuestra reflexión esto quiere decir:

A mayor oferta de psicólogos que buscan emplearse gracias a un diploma comprando en una institucion universitaria, menor es la demanda de éstos. Por lo tanto, mayor es la competencia y más bajos son sus ingresos. ¿Por qué? Muy sencillo, pues porque hay muchos comensales, y eso no es lo peor, lo más grave es que cada semestre salen al mercado laboral cientos de psicólogos más y en un país como Colombia, la torta del empleo para los psicólogos no es ilimitada, entonces, entre mas hallan, menos comen y los que comen, acceden a una porción cada vez más pequeña.

La verdad es que esto es un negocio de suma cero en el cual los verdaderos ganadores son dos: los que venden los diplomas –las universidades- y los que se benefician de la sobreoferta  -los empleadores-, quienes se pueden dar el lujo de pagar bajos salarios a psicólogos desesperados por emplearse para sobrevivir, por acceder a las migajas del pastel y sin derecho a protestar porque son fácilmente reemplazables, para eso abundan.

Y como estamos en el país del sagrado corazón, no son pocos los que ingenua e ilusoriamente creen que esta situación se puede remediar con leyes, y posan ante el gremio como luchadores de una causa perdida. A estos cándidos personajes bien vale la pena recordarles una de las famosas leyes de Murphy: “Lo que está mal, tiende a empeorar”.

La segunda parte de la ley de la oferta y la demanda aplica perfectamente para los que hacemos psicología, los que Trabajamos. Veamos:

A menor oferta, mayor demanda.

Traducido esto quiere decir que entre más personas (jurídicas o naturales) demanden de los productos y servicios psicológicos que diseñemos  a partir de nuestras propias innovaciones conceptuales, más exclusiva es la oferta y por lo tanto más altos son los ingresos.

En otras palabras, un trabajador que hace psicología ya no compite por un empleo, trabaja por construir una comunidad de usuarios, multiplicadores y creadores que utilicen, distribuyan y creen productos, servicios y experiencias que contribuyan con la Salud Afectiva de la comunidad. Y entre más miembros tenga la comunidad, mayor es la riqueza psicológica (vínculos, conocimiento, experiencias) y material (tiempo, espacio y metalico).

Con una diferencia, la riqueza en el paradigma del empleo se concentra en unas pocas manos. El psicólogo empleado es el que hace la tarea, pero el empleador se queda con la mayor utilidad. Es decir, “trabajar” para enriquecer al dueño.

En cambio en el paradigma del Trabajo la riqueza se distribuye. Esto porque la comunidad crece gracias a sus miembros y entre más se trabaje al interior de la comunidad mayores son las utilidades para si mismos y para la comunidad en general; es un gana-gana, no un gano yo – pierdes tu, como ocurre en la otra orilla. En conclusión, se trabaja para enriquecer a la comunidad (psicológica y materialmente), a todos los que la conforman.

Y este punto lo conecto con la conclusión psicológica. Como ves, la riqueza no se da sólo en metálico, también se gana en otros recursos. La real posibilidad de establecer vínculos afectivos más sólidos, de ejercitarse en el desarrollo de habilidades afectivas, cognitivas y expresivas, de experimentar mayor disfrute, sentido de vida, propósito existencial, mejores relaciones interpersonales, con tu familia, tu pareja, tus amigos; mayor Autonomía, cohesion, en una sola palabra: Plenitud y esta redunda en salud, en Salud Afectiva.

¿Qué más se le puede pedir a la vida?

Así que, ¿quieres seguir siendo empleado y trabajar para los demás, aun a costillas de tu Salud Afectiva? o ¿Prefieres vencer el miedo y  aprehender a Trabajar y hacerlo para ti y por los demás, en beneficio de tu afectividad?

Como casi siempre….

Tú decides.


[1] Alvaro Díaz “La argumentación escrita” Editorial Universidad de Antioquia. Segunda edición, septiembre de 2002.

Categorías: psicologicas | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario
 
 

ESCRIBIR: DESDE EL CORAZÓN A LA RAZÓN (Bitácora # 3)

Desde que empecé a escribir en este blog, siempre he soñado con alimentarlo todos los días, pero hasta ahora se ha quedado solo en eso: en un sueño. Cuando despierto a la realidad me doy cuenta que para obtener algo no basta con desearlo, hay que lanzarse a construirlo.

Nunca he tomado un curso de escritura, sin embargo he llegado a una conclusión: se hace más ligero el proceso cuando se escribe desde el corazón, desde lo que se siente, desde lo que se vive, no se puede reflexionar adecuadamente tomando distancia de la propia experiencia vital. Será por eso que en los 4 años de edad que tiene este blog, no he podido cumplir mi sueño de alimentarlo diariamente, porque siempre he partido desde la Razón y muchas veces la Razón se bloquea, el corazón no la deja trabajar.

¿Qué bloquea la Razón? Pienso que los problemas que surgen a diario en el desempeño de cada uno de nuestros roles vitales (la familia, la pareja, el trabajo, los amigos, uno mismo), aunque también hay algo adicional: nos tragamos esos problemas, nos creemos invencibles y si no los exteriorizamos, éstos nos carcomen. Definitivamente a la mayoría de personas nos pesa mucho el qué dirán.

Ahora le estoy haciendo caso a mi intuición y ésta mi indica que para darle vida a este blog, debo cultivarlo a partir de mi propia experiencia vital; sin reservas, sin miedo. No tengo nada que perder, más allá de las cadenas biológicas y sociales que me atan.

El oficio que he creado para ganarme la vida me obliga a ser sincero. He construido una identidad, soy Formador Afectivo. Pero desde ahora debo advertir que no soy perfecto; a diario lucho contra mis propias incompetencias, de hecho creo que elegí este camino porque no me resigno a convivir pasivamente con lo peor de mi naturaleza, o con lo que me imponga el sistema; como ser humano siento que estoy obligado a mejorar, a ser un buen ejemplar de esta especie y de esta sociedad en la que me tocó vivir. Sin embargo, he comprendido que este viaje debe partir de mi Ser, de lo que Soy ahora; porque si lo planteo desde el Deber Ser inevitablemente me estrellaré contra el pesado muro de la incoherencia. Y esto sí que bloquea la Razón, salvo que uno quiera auto engañarse y nadar en un mar de mentiras.

Por eso ser Formador Afectivo no es una cuestión solamente de tener conocimientos o un diploma que lo acredite como tal. No se Forma únicamente a partir de un concepto, también se hace desde el ejemplo, desde la vida misma, reconociendo nuestras falencias y fortalezas, nuestra animalidad, pero también nuestra humanidad. Sin olvidar nunca que estamos entre humanos y no entre ángeles, que como bien lo señala mi maestro José Antonio Marinaestamos en una lucha constante por alejarnos de la selva.

Esta tercera bitácora que hoy les presento está permeada por un sinsabor vital en uno de mis Escenarios de Interacción, específicamente en el escenario Pareja.  La verdad es que en los últimos días he tenido algunas diferencias con la Mincha que me tienen un poco bajo de tono y como éste es un suceso que todavía está en desarrollo, no quiero adelantarme a nada, basta con dejar esta evidencia para que vean ustedes que tan cierto es eso de que “hasta los médicos también se mueren”.

Por otro lado, ayer lunes le gané nuevamente la batalla a la levantada. A las 6 de la mañana empezó la jornada. Eso me hizo sentir muy bien, es una pequeña victoria contra la pereza (ya vamos 2×0, espero mantenerla a raya para no dejarla reaccionar). Cerca de mi casa hay una montaña, se siente la naturaleza, sin lugar a dudas es relajante, ayuda a pensar, a encontrarse consigo mismo. La Salud Afectiva se ve favorecida cuando estamos en contacto con la hermosa naturaleza: siempre se escuchan los pájaros, se disfruta de la briza matutina, se presencia como va despertando el entorno. Esta fue la primera actividad del día y fue una nutritiva fuente de serenidad tranquilidad.

Luego vino el momento de la pasada en limpio de las bitácoras, ahí me sentí activo, dueño de mí mismo, contento por estar cumpliendo la rutina, por estar motivado intrínsecamente. Me alcanzó el tiempo hasta para transcribir una página de un libro fundamental para mi ideología política: se llama la Netocracia, está en inglés y fue escrito por un par de Suecos que al parecer tienen muy claro hacia va donde va la Democracia y Quiénes son, pero sobre todo Qué hacen las nuevas elites del poder, a quienes ellos le llaman los Netocratas. En su momento te compartiré esta valiosa información.

Ahí se fue la mañana, al medio día salí de casa en Soacha con rumbo a la ruidosa Bogotá, entusiasmado porque estaba viviendo un día acorde a lo planeado y eso me mantiene equilibrado. Durante el trayecto aproveché para leer unas cuantas páginas de “Vida Positiva”, el magnífico libro de Barbara Fredrickson, de hecho ya lo terminé y debo confesar que he quedado impresionado, muy pero muy contento con haberme encontrado con el concepto de la Positividad Desde ya estoy sintiendo su influencia, es más, este ejercicio de la bitácora es una puesta en práctica de sus enseñanzas. Ya te iré contando en detalle la potencia de este aporte científico a la Salud Afectiva de las personas. Por lo pronto déjame decirte que ya son tres los conceptos que iremos aplicando y desarrollando en el marco de la Formación Afectiva: 1) El Desarrollo Afectivo; 2) La Positividad; y 3) El Flujo.

La tarde se me fue en publicar las bitácoras, había contemplado solamente una hora para esta tarea, pero internet me atrapó. Qué fácil es distraerse en ese mundo, me puse a ver unos videos de las Conferencias Ted y ahí quedé. No perdí el tiempo pero dejé de hacer lo planeado y eso me genera ansiedad porque en estos momentos –como dirían las abuelas- “el palo no está pa cucharas” y no pude divulgar en los buses, lo cual quiere decir que fue un día en blanco en lo que al metálico respecta. Y eso, como es apenas natural, no deja de angustiar.

Y aquí es donde entra mi Padre. Verme con él me produce una sensación agridulce, emociones encontradas. Por un lado me alegra porque me gusta verlo, sentirlo, disfrutarlo, compartirme con él. Pero también me estresa porque no comprende lo que hago, porque para él yo debería buscarme un empleo; siente que me estoy desperdiciando, que perdí el tiempo estudiando psicología, y esa negatividad –aunque no lo quisiera- me afecta. Como me gustaría escuchar de sus labios unas palabras de aliento, me encantaría que me dijera: “Bien Andrés, si eso te hace feliz, síguelo haciendo, me enorgullece lo que haces”, pero no es así, a él sólo le preocupa verme corto de metálico, pero bueno, como dirían los talentosos de ChocQuibTown: “Eso es lo que hay”, como hijo y Formador Afectivo me corresponde comprehenderlo y seguir luchando para algún día mostrarle que no estoy tan loco.

¿O, si?

Categorías: BITACORA | Etiquetas: , , , , , | 2 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.