Publicaciones etiquetadas con: nocturna rcn

 
 

SOBRE NUESTRA PRIMERA ENTREVISTA EN RADIO

El día que nuestra hija Orianna cumplió su tercer año de vida, este proyecto dedicado a la Formación Afectiva recibió una poderosa inyección de energía. Gracias a la intrépida actividad de Formación llevada a cabo en los Buses, fuimos entrevistados en el programa Nocturna RCN dirigido por el veterano periodista Julián Parra.

Todo empezó un día en el que una de mis faenas fue escuchada por un periodista del periódico El Tiempo, y al parecer llamé su atención porque días después me contactó para proponerme hacer una crónica para publicar en ese importante diario nacional y de paso conectarme con un colega suyo que trabajaba en RCN radio.

Y en efecto, al día siguiente de esa llamada me contacto Caroline, eran alrededor de las 8pm y la idea era estar en el programa de esa misma noche. Alborozado llamé a la Mincha y le conté la buena nueva.

En estos momentos me viene a la mente un pensamiento criticón ¿y sabes qué dice?: “no es para tanto Andrés, se trata simplemente de una entrevista”. Pero mi lado optimista riposta y dice: “no te escuches Andrés, si es importante para ti, disfrútalo, saboréalo!!!” y me siento más  inclinado a optar por el segundo pensamiento;  experimento una emoción positiva, me alegra, me llena de entusiasmo. Representa un fruto maduro luego de llevar varios meses sembrando en los Buses. Significa que esta táctica funciona, que llama la atención ver un psicólogo tomándose ese escenario, quizá el primero en tener el valor de compartir sus conocimientos ante un auditorio acostumbrado a escuchar lamentos.

Pero bueno, volvamos a la entrevista. Llegamos a las instalaciones de RCN Radio en Teusaquillo; un bunker blanco y frio. Eran las once de la noche y Bogotá estaba helada. Ahora pienso que ese lúgubre clima era el presagio de la experiencia que íbamos a vivir.

Después de la reseña para ingresar el bunker nos recibió la periodista que me había contactado. De entrada, su recibimiento fue parco, el programa ya estaba al aire, pero Caroline nos hizo seguir a una especie de sala de espera, tan fría como la anfitriona. ¿Sabes? La sensación que me quedó de las instalaciones de RCN es una imagen gris, apagada, como sin vida; puede ser que esto no corresponda con la realidad, pero debo ser sincero con mi percepción. Sin todavía conocer las instalaciones y las personas de su máxima competencia, no se porque me imagino a Caracol Radio de color amarillo y lleno de vida.

Nos hicieron esperar mas de 30 minutos y Caroline ni siquiera tuvo la gentileza de conversar un rato con nosotros, de contarnos como iba a ser la entrevista, que nos iban a preguntar, cual seria su propósito. Simplemente se limitó a llamarnos  y lanzarnos a nuestra primera incursión en radio como terneritos al matadero.

¿Por qué digo esto? Porque no nos sentimos bien en la entrevista. Yo quiero pensar que tenían buenas intenciones, que su propósito era resaltar el hecho de que un psicólogo dejara sus miedos a los convencionalismos a un lado, se lanzara a reflexionar en voz alta en un Bus y se atreviera a sembrar conciencia. Pero las preguntas que nos hicieron no estaban encaminadas a ese fin.

En los 10 minutos que duró el show, su preocupación fue indagar  si nos iba bien económicamente, si podíamos vivir de ello. El error nuestro fue habernos dejado arrastrar a esa lógica y no tener la habilidad de traerlos a nuestro terreno, de mostrarle que nuestra incursión en los buses no tiene una motivación meramente económica, que es el resultado de una convicción, que dicha actividad es una táctica para poner a pensar a las personas y dar a conocer nuestra causa, contarle a la gente sobre la existencia de la Formación Afectiva. Yo, acostumbrado a argumentar mis acciones esa noche mi mente se bloqueo y la Mincha quedó atrapada también en la misma atmosfera.

Al terminar la entrevista, con la Mincha llegamos a la misma conclusión: “no nos sentimos a gusto, no pudimos disfrutarla”. Pero lo importante era que al margen de la entrevista como tal, el hecho de haber estado sentados en esa cabina, ya representaba para nosotros una pequeña victoria en esta lucha por dar a conocer la potencia de la Formación Afectiva.

Quiere decir también que estamos alzando las manos, que nos estan viendo, que el irreverente acto de subirnos a los buses es una buena forma de llamar la atención y lo es porque nadie se lo espera; y lo es porque es otra forma de vivir la psicología. Y mientras nosotros nos sintamos bien y lo disfrutemos, lo que sientan, piensen y digan los demás nos tiene sin cuidado, salvo que sea para alimentar esta idea.


Anuncios
Categorías: ENTREVISTAS | Etiquetas: , , , , , , | 2 comentarios

Blog de WordPress.com.