Publicaciones etiquetadas con: psicologia afectiva

 
 

CARTAS AL PRIMO (# 2) ¿CUÁLES SON LAS NECESIDADES DE NUESTROS HIJOS?

ESTIMADO PRIMO:

El tiempo es efímero, vuela, nos pasa sin darnos cuenta. Ser conscientes de esto es clave primo, porque nos enseña que debemos aprovecharlo, gastárnoslo compartiéndonos con las personas que amamos, y nuestros hijos son una de esas personas. Precisamente hoy te quiero hablar de nuestros hijos. De esa nueva generación que no alcanzó a conocer nuestra matriarcal abuela.

Primo, el mundo en el que vivirán nuestros hijos será muy diferente al que vivieron nuestros abuelos, quienes después de toda una vida en el campo se trasladaron a la ciudad a vivir sus últimos años. Pero también será muy distinto del mundo que vivieron nuestros padres, quienes después de una primera infancia y temprana juventud en el campo, han vivido toda su adultez en la ciudad. Y allí nacimos, crecimos y vivimos nosotros, en la ciudad. De hecho, fuimos mas lejos, salimos de esa ciudad de origen y migramos, a una Megaciudad –como en mi caso- e incluso a otro país -como en el tuyo-. No obstante, el mundo en el que vivirán su adultez nuestros hijos, en el que envejecerán, será radicalmente diferente al nuestro.

La pregunta es: ¿Prepararon nuestros abuelos a nuestros padres para enfrentarse a ese mundo incierto de la ciudad? ¿Nos prepararon nuestros padres a nosotros? ¿Estamos nosotros preparando a nuestros hijos? ¿Sabes como se mide eso primo? Evaluando el desempeño que tengamos en los roles de la vida adulta. Muy sencillo pero es así. Y para hacer esa evaluación primo hay que tener mucho cuidado porque las apariencias engañan. De cara a la preparación de nuestros hijos debemos ver la realidad de nuestros abuelos y nuestros padres. No adornarla con recuerdos inexistentes. Ver sus vidas tal como fueron nos dará muchas luces frente a lo que debemos hacer, y sobre todo, de lo que no debemos hacer en nuestra tarea como padres, como Formadores de nuestros hijos.

Primo, para controlar el presente y construir el futuro es importante comprehender el pasado. ¿Tú sabes como fue la historia de nuestros abuelos? ¿Tú sabes como fue su desempeño como pareja? ¿Cómo padres? ¿Cómo trabajadores? Hagamos un poco de historia familiar y de sociología del emparejamiento.

Cuando nuestros abuelos se casaron, por allá en 1937, Colombia era un país mayoritariamente rural. Apia pertenecía al gran viejo Caldas y la iglesia católica estaba presente en la vida y obra de todos los parroquianos de estas tierras. El abuelo Arturo tenia 27 años y la abuela Tulia tiernos 20 añitos. Al casarse, el libreto estaba claro: Trabajarían la tierra, criarían a su numerosa familia y vivirían juntos hasta que la muerte los separara. Nuestros abuelos cumplieron con su destino. Labraron el campo, tuvieron 9 hijos y solo la muerte los separó el 24 de junio de 1992, día en que partió el abuelo a sus 82 años de vida. La abuela le sobrevivió 15 años más y murió el 21 de diciembre de 2007, días después de haber cumplido 90 años.

Nuestros abuelos duraron 55 años casados!!!. Hoy eso nos parece una proeza. ¿Pero sabes por qué ocurrió eso primo? Porque sus estructuras mentales estaban configuradas por unos afectos, creencias y prácticas inculcadas por la religión y reforzadas por la presión social de la época, en la que primaba la estabilidad sobre la felicidad (mi esposa escribió un artículo donde puedes aprender sobre este particular).

De los 9 hijos que tuvieron, hoy 8 están vivos. Arturito el mayor murió muy joven, parece que apenas tenia 19 años cuando falleció en extrañas circunstancias que en su momento averiguaré. El resto, hicieron sus vidas y por estos días están transitando por la denominada tercera edad. La menor, que es mi madre, ya casi llega al sexto piso.

En el campo, las reglas del juego del emparejamiento estaban muy claras. En la ciudad dichas reglas empezaron a cambiar y los hijos de nuestros abuelos lo padecieron. De esos 8 hijos que aún viven, 6 se separaron y 2 siguen casados. Que coincidencia, los tuyos y los míos. Solo tu sabes como ha sido la relación de tus padres, en cuanto a los mios… los mios… esa es otra historia que iré procesando. Solo te digo que mi pasión por la FORMACIÓN AFECTIVA tiene mucho que ver con la historia de mis padres. De hecho, hago lo que hago porque comprehendí a tiempo que debía romper el círculo vicioso.

Pero no nos desviemos del tema, ahora miremos la tercera generación. O sea los nietos de los abuelos. Nosotros. De los tres hijos que tuvo Olga, los tres se separaron. De los tres hijos que tuvo Oscar, los tres se separaron. De los cuatro hijos que tuvo Javier, tres están casados y uno desaparecido. De los dos hijos que tuvo Jorge, uno es soltero y la otra es doble madre soltera. La tía Chila no tuvo hijos. La tía Ofelia tuvo una hija y ésta también se separó. Tu tía Inés tuvo tres hijos; dos son triple madres solteras y yo que Vivo, Convivo y Supervivo con mi Mincha. Y por ultimo, el tío Gonzalo tuvo un hijo, que también se separó.

¿Qué tal el panorama? ¿Qué balance podemos hacer? Primo, ¿qué va ocurrir con las vidas de la siguiente generación? Estamos inmersos en una tendencia, en un círculo vicioso. ¿Te alcanzas a imaginar los Malestares Afectivos por los que han atravesado nuestros primos? Yo ya comprehendí la película, el siguiente eres tú, por eso estamos en este ejercicio.

Primo, no podemos añorar los tiempos de los abuelos. Fueron sus tiempos y debemos dejarlos atrás. Tampoco podemos repetir las historias de nuestros padres, fueron sus historias y las debemos superar. Ahora nuestra tarea es concentrarnos en el control de nuestro presente, la construcción de nuestro futuro, y una parte de nuestro futuro son nuestros hijos. Aquí va pues la Lección Formativa de esta carta:

“Nuestra felicidad o infelicidad, también depende de la felicidad e infelicidad de nuestros hijos”

Primo, te lo digo con toda seguridad, nuestros hijos serán felices si en su adultez eligen bien a sus parejas, forman a sus hijos y trabajan en lo que les apasiona. ¿Si mi hija es feliz, no lo hace eso feliz a uno? Si mi hija elige mal su pareja, si su relación es una fuente de sufrimiento, si no puede estar cerca a sus hijos, si no aprendió a “ganarse la vida” haciendo lo que le gusta, ¿no lo causa eso dolor a uno? En nuestras manos está cumplir con nuestra Deber.

De eso trata la segunda parte de esta carta, de mostrarte lo que está en nuestras manos para contribuir con la Felicidad de nuestros hijos.

Primo, nuestros abuelos y nuestros padres no sabían lo que hoy sabemos para ayudar a nuestros hijos a llevar una buena vida. Una vida que les proporcione una Felicidad Estable, y no unas meras alegrías efímeras. Por eso es que no tenemos excusa. Paradójicamente, el mejor regalo de nuestros antepasados es el espejo de sus vidas. Nos corresponde aprehender las lecciones. De manera que hay tenemos la sabiduría del pasado, mas el conocimiento del presente para aplicarlo en la construcción del futuro de nuestros hijos. Lo que nos corresponde entonces en esta tarea vital es satisfacer generosamente las necesidades de nuestros hijos.

A lo mejor te preguntes: ¿y bueno primo, cuales son esas necesidades?

En esta carta te los voy a mostrar, en las siguientes te las voy a explicar minuciosamente.

Primo, las necesidades de nuestros hijos son de tres tipos:

• Biológicas (básicas y complejas)

• Psicológicas (básicas y complejas)

• Socioantropologicas (básicas y complejas)

Necesidades Biológicas

Básicas

• Alimentos

• Techo

• Vestido

• Descanso

Complejas

• Sentido de Comunidad.

Primo, satisfacer estas necesidades favorece la Supervivencia de nuestros hijos.

Necesidades Psicológicas

Básicas

• Afectuosidad

• Juego

• Atención

• Habilidades Afectivas Básicas

Complejas

• Estructura (Que Hacer, Como Hacerlo y Porque Hacerlo en cada uno de sus roles vitales y acorde a su edad)

Primo, satisfacer estas necesidades favorece la Convivencia de nuestros hijos con el otro, con los grupos y consigo mismo.

Necesidades Socioantropologicas

Básicas

• Explorar, Identificar y Desarrollar su Talento.

Complejas

• Significado Vital

Hoy muy pocos padres satisfacen este tipo de necesidades Primo, las cuales favorecen la Trascendencia de nuestros hijos. La necesidad de dejar huella en nuestro paso por la Vida.

Primo, satisfacer estas necesidades Biológicas, Psicológicas y Socioantropologicas trae todos estos beneficios. No hacerlo, deja a nuestros hijos con carencias. Veamos cuales son estas:

Carencias Biológicas

• Desnutrición

• Vulnerabilidad a las enfermedades

• Pobre desarrollo de su cerebro

Carencias Psicológicas

• Carencias Afectivas (pobre autoestima, falta de autoconfianza, timidez, inseguridad) No aprende a sentir.

• Carencias Intelectuales (pobreza de instrumentos de conocimiento, de operaciones intelectuales) No aprende a pensar.

• Carencias expresivas o comportamentales (falta de autogobierno, automotivacion, dificultades de interaccion con el otro y los otros) No aprende a actuar.

Carencias Socioantropologicas

• Carecer de un sentido vital, de un propósito existencial, lleva al individuo a no verle sentido a su vida. Y esto es el pasaporte a una existencia autodestructiva, al suicidio.

Primo, las carencias llevadas al extremo producen psicopatologías. La falta de Comunidad por ejemplo produce soledad, la falta de Estructura puede sumir a la persona en la depresión, y la falta de Significado puede llevar el individuo al suicidio.

Termino esta carta Primo con una cita del libro que empezó a transformar mi vida. Un libro escrito por mi maestro y mentor Miguel De Zubiría. En la “afectividad humana”, el maestro señala:

“Sobre este particular Frederick Goodwin, director del Instituto Nacional de Salud Mental en Estados Unidos, puntualiza: ha habido una tremenda erosión del núcleo familiar: se ha duplicado el índice de divorcios, ha disminuido el tiempo que los padres dedican a los niños, y ha habido un incremento de la movilidad de las familias. Los niños crecen sin conocer a su familia más extendida. La perdida de estas fuentes estables de autoidentificación implican una gran susceptibilidad ante la depresión.” Con nefastas secuelas sobre los esposos fracasados –siete de cada diez-, y peores consecuencias sobre los niños dejados a su suerte en plena edad de crecimiento afectivo, intelectual y expresivo. Preocupa el futuro por venir a los niños, la generación de relevo, la generación sin padre, con madres parciales, sin hermanitos, sin tíos ni primos funcionales.”

Ese es el circulo vicioso que debemos romper Primo, por eso espero que te mantengas firme en este ejercicio. Los descendientes de Tulia y Arturo lo necesitan. Tu hija lo necesita. Pero como bien lo dice mi esposa: la mejor manera de ayudar a los demás es ayudándonos a nosotros mismos. Ser modelos Primo. Esa es la tarea.

Con renovado afecto,

Tu primo Andrés.

Categorías: CARTAS EL PRIMO | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario
 
 

CARTAS AL PRIMO (# 1) –APRENDE DE LA EXPERIENCIA-

ESTIMADO PRIMO:

Dice mi socia, amante y compañera que detrás de toda dificultad siempre hay una oportunidad. Y le creo porque ella sabe lo que dice, así como sabe lo que siente y sobre todo, sabe lo que hace.

Primo, esta es la primera, ojalá de una larga serie de cartas que escribiré para ti. Son Lecciones Formativas, reflexiones sobre la vida, pautas para aprender a VivirConvivir y Supervivir.

Te hablaré a partir de mi propia experiencia vital. Te compartiré las enseñanzas que he venido acumulando en cada uno de los papeles de mi vida. ¿Te acuerdas cuando te conté que la Vida es una obra de teatro? Pues bien, nos lanzan al mundo a interpretar unos Roles sin ni siquiera conocer los libretos. De hecho, la gran mayoría de personas salen de la obra de la Vida sin haber tenido la oportunidad de escribir ellos mismos el guion de su historia.

En esta obra llamada Vida, a lo largo de nuestra existencia –desde que nacemos y hasta que  morimos- desempeñamos unos papeles. Y aquí va la primera enseñanza Primo:

“Nuestra Felicidad o Infelicidad depende del desempeño que tengamos en cada uno de los roles de la Vida”

En la adultez, quizá, el Rol más determinante de nuestra tranquilidad y por ende de nuestra Felicidad es el de Pareja. Por eso es tan importante comprenderlo. Y hacerlo implica, en primer lugar, cultivar y desarrollar las Habilidades Afectivas necesarias para Construir ese vinculo, para lograr que sea una fuente de Bien-estar, un nutritivo Alimento Afectivo; y de paso, evitar que por nuestra incompetencia, se convierta nuestra pareja en una mina de problemas, en un foco de Mal-estar, en un indigesto plato que ya no podamos soportar.

En segundo lugar, la comprensión de este Rol también implica conocer y entender los mecanismos Biológicos, Psicológicos y Socioantropologicos que influencian el fenómeno del emparejamiento. ¿Ladrilludo esto Primo? En colombiano eso quiere decir ser conscientes de las fuerzas (genes y memes) que nos impulsan a actuar de una forma instintiva, egoísta, sin compasión ni empatía, sin consideración frente al dolor y el sufrimiento del otro. Ser conscientes es el primer paso Primo, el segundo es tomar el control, dominar esas fuerzas. Gobernar nuestra Vida. Ser el timonel de nuestro barco.

Y aquí es donde entra la tercera acción que debes llevar a cabo para comprender las reglas de juego en el Mundo de la ParejaPRACTICAR. Aprovechar cada oportunidad que te de la Vida para poner en practica lo aprendido y esto incluye enseñarle a los demás.

Cumplir juiciosamente con estas 3 tareas es lo que te va a permitir tener un óptimo desempeño en tu Rol de Pareja. Recuérdalo, debes cultivar y desarrollar Habilidades Afectivas; conocer y entender los mecanismos BioPsicoSocioAntropologicos del emparejamiento y lo más importante, debes practicar con tu propia Vida y estar atento a las historias de pareja de quienes te rodean.

Llegará un día en el que cuando menos pienses, las personas te buscarán para pedirte Orientación, para que los Formes, para que hagas lo mismo que ahora empiezo a hacer contigo. Así funciona la Vida Primo. Hoy aprendo, mañana enseño, y de esta forma sigo aprendiendo, hasta el fin de mis días.

Te doy pues una calurosa bienvenida a nuestro mundo. Aquí trabajamos todos los días en pro de una Causa: Formar personas Talentosas en el arte de Vivir, Convivir y Supervivir.

Querido primo, ahora nuestro vínculo deja de ser meramente Biológico, sanguíneo. Y empieza a ser Psicológico, es decir, nuestra relación se alimentará cada día para que se convierta en una deliciosa fuente de Felicidad; porque tu Bienestar y Desarrollo será nuestra alegría, le dará sentido a nuestra Causa. Y si se fortalece nuestra relación, llegará algún día a ser un vinculo Sociológico, esto es, emprenderemos proyectos vitales que le aportaran a la sociedad y seremos ejemplos dignos de emular.

Con renovado Afecto,

Andrés.

Categorías: CARTAS EL PRIMO | Etiquetas: , , , , , , , , | Deja un comentario
 
 

APREHENDER A VIVIR FELIZ

¿Puede el Proyecto Vital de un individuo –Vivir Feliz-, trascender su propia individualidad y convertirse en el proyecto vital de una pareja, una familia, una comunidad y una sociedad? Estoy convencido que si. Es totalmente posible que una apuesta individual trascienda y se convierta en un proyecto colectivo.

Cualquier individuo puede aspirar a Vivir Feliz, pero ha de saber que el aprehendizaje será arduo, muchos serán los obstáculos que tendrá que sortear. Se verá desafiado a vencer sus propios miedos, dudas, angustias. Pero también tendrá que doblegar sus condicionamientos genéticos; su propensión al mínimo esfuerzo, a la pereza, a relajarse cuando ya tiene satisfecha sus necesidades biológicas o a movilizarse solo cuando se ve amenazada su supervivencia.

Pero no solamente contra sus condicionamientos biológicos deberá luchar, también le esperan encarnizadas batallas contra otros condicionamientos, ya no genéticos sino culturales (memeticos diría Richard Dawkins). Se me viene a la mente el miedo al que dirán, el temor al rechazo, la necesidad de ser aceptados, la resistencia a la critica, el pánico a salirse del camino más transitado, la angustia por ir contra la corriente, la presión a adaptarse a los parámetros sociales.

Las fuerzas genéticas y memeticas que enfrenta quien decide aprehender a Vivir Feliz son tremendamente poderosas, esa es la mala noticia, la buena es que no son invencibles. Muchos hombres y mujeres a lo largo de la historia de la humanidad han ganado la batalla, han llegado a un punto del camino en el que empiezan a experimentar esa luchada Felicidad; y cuando eso ha ocurrido, la misma historia nos muestra también que su gesta empieza a influenciar en su entorno y entre más consistente y coherente es, más lejos va llegando su ejemplo vital, más ilumina el brillo de su Felicidad.

¿Pero que significa Vivir Feliz hoy en pleno siglo XXI? Responder esta pregunta es lo que guía mi propio Proyecto Vital. Comprendo que la respuesta a este interrogante no es solamente intelectual. ¿Qué se gana uno con devorar tratados sobre la Felicidad si esto no se ve reflejado en la vida que se vive? Indagar por la Felicidad necesariamente tiene que afectar la existencia de quien pregunta.

Tengo claro que la Felicidad –esto lo aprendí de mi maestro Miguel De Zubiria– está relacionada con la calidad de los vínculos que establezca. También tengo claro que esas relaciones se pueden cultivar en ocho escenarios –esto lo descubrí con mi Mincha-. El primero de esos escenarios es la relación que tengo Conmigo Mismo. El segundo con mi Pareja. El tercero con mi Neofamilia y con mi Familia de Origen. El cuarto con mi Trabajo. El quinto con mis Amigos. El sexto con los grupos en los que participo. El séptimo con la Sociedad. Y el octavo con la Naturaleza misma.

Tengo muy claro que estos vínculos pueden ser manantiales de Felicidad, pero también minas de infelicidad para mi vida, de mi depende. La diferencia entre uno y otro está en lo que con mi esposa hemos denominado las Habilidades Psicológicas. Estas habilidades me permiten estrechar y fortalecer el vínculo con cada uno de mis Escenarios de Interacción.

Además del conocimiento sobre lo que es la Felicidad, y la puesta en practica en mi vida de dicho conocimiento, el tercer elemento para Vivir Feliz es enseñar, compartir lo que se ha aprehendido y lo que se aprehende día a día. La enseñanza, vital y teorica, es lo que le da sentido a mi vida.

Aprehender a Vivir Feliz y compartir con los demás esas enseñanzas es todo un proyecto de vida. He tomado plena conciencia de que ésta es la misión de mi vida, mi propósito existencial. Cuando escapé de casa a los 12 años, inconscientemente emprendí ese viaje hacia la Felicidad, hoy, casi 20 años después, siento que estoy cerca de ese punto del camino de la vida en el que como bien lo señala Eduardo Punset“lo único verdaderamente importante es que la felicidad es la ausencia de miedo”[1], en otras palabras, se sabe que se ha empezado a Vivir Feliz cuando se ha perdido el miedo. A este punto quiero llegar, ya se cómo hacerlo, sólo me resta practicar, y esa practica es con mi propia vida y Formando a los demás.


[1] Eduardo Punset “El Viaje a la Felicidad: las nuevas claves científicas” Ediciones Destino. Barcelona 2005

Categorías: FELICIDAD | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario
 
 

¿PREOCUPARNOS U OCUPARNOS?

¿Por qué nos preocupamos? ¿Qué es lo que nos quita el sueño? ¿Qué es lo que se apodera de nuestra mente y nos pone a pensar? He llegado a la conclusión que preocuparse es perjudicial para la salud, lo  más sano es ocuparse.

La preocupación es prima-hermana de la inquietud. Cuando un “problema” te da vueltas en la cabeza te llenas de ansiedad, te pones inquieto, no hallas que hacer; y esto puede resultar bastante peligroso, porque si te descuidas, corres el riesgo de quedar atrapado en un Circulo Vicioso. Las preocupaciones te llevan a tener pensamientos negativos, éstos, a experimentar emociones negativas, y la mezcla de ambos necesariamente repercute sobre nuestro comportamiento. Inevitablemente nuestras acciones son más erradas, nuestro desempeño en nuestros Roles Vitales se afecta y llega la baja en la Autoestima, se apodera de ti el estrés, empieza el cortisol a hacer estragos en tu sistema inmunológico y así sucesivamente. Atrapados y con la angustiosa sensación de hallarse en un callejón sin salida.

Quizá, de los Escenarios de Interacción, el que más puede llegar a preocuparnos es el Trabajo. Este escenario exige  el despliegue de Habilidades Psicológicas que de no tenerlas cultivadas puede traernos serias complicaciones en la vida. Pienso en estos momentos por ejemplo en el Autogobierno. Según lo relata un experto en estos temas: “en el trabajo, la demostración máxima de responsabilidad personal puede ser tomar el mando de nuestro propio estado de animo. El humor ejerce una atracción poderosa sobre el pensamiento, la memoria y la percepción. Cuando estamos enojados recordamos con más facilidad los incidentes que apoyan nuestra ira, los pensamientos se concentran en el objeto de nuestro enojo y la irritabilidad altera de tal modo nuestra visión del mundo que un comentario benigno puede parecernos hostil. Resistirse a esta despótica cualidad del humor es esencial para trabajar productivamente.”[1]

Tomar el mando sobre nuestro estado de ánimo significa Autodominarse. Y otro ejemplo habitual es el manejo del tiempo: “para respetar un horario cotidiano se requiere Autodominio, así sólo sea para resistir las demandas que parecen urgentes -aunque en realidad son triviales- o la carnada de los placeres y las distracciones que nos hacen perder tiempo.”[2]

Y esa perdida de tiempo, mas el sucumbir a los embates de la ira, es lo que nos va desgastando psicológicamente, hasta llevarnos a la preocupación crónica. Este tipo de preocupación se manifiesta como una sensación de impotencia, la cual “con respecto a las presiones laborales es perniciosa por si sola. Entre empleados y pequeños comerciantes, los que tienen una fuerte sensación de manejar lo que les sucede en la vida tienden a enojarse, deprimirse o agitarse menos cuando se enfrentan a conflictos y tensiones en el trabajo, pero quienes se sienten faltos de control son más propensos a inquietarse y hasta renunciar.”[3]

El Escenario Trabajo puede ser una fuente de mucha satisfacción en nuestra vida. Sin embargo, cuando se nos sale de las manos la preocupación que entraña el sentir que no estamos siendo productivos o que estamos teniendo muchas dificultades con las personas que interactuamos en este escenario, puede incluso llegar a enfermarnos. Sobre este particular, se ha encontrado que tener dificultades con un superior causa el estrés suficiente para disminuir la resistencia inmunológica. De hecho, en los vínculos anatómicos recientemente descubiertos entre el cerebro y el cuerpo, que conectan el estado mental con la salud física; los centros emocionales desempeñan el papel crítico, pues tienen la red más rica en conexiones con el sistema inmunológico y el cardiovascular. Estos vínculos biológicos explican por qué los sentimientos inquietantes (tristeza, frustración, enojo, tensión, ansiedad intensa) duplican el riesgo de que un cardiaco pueda experimentar una peligrosa disminución del flujo de sangre al corazón a pocas horas de haber experimentado esos sentimientos. Estas disminuciones pueden, en ocasiones, provocar un ataque cardiaco.[4]

Ante este gris panorama la realidad es una sola y está muy clara. Para salir de ese dañoso Circulo Vicioso de la preocupación, debemos, o más bien, tenemos que dejar de pre-ocuparnos y en su lugar, OCUPARNOS en la solución de esas inquietudes que no nos dejan estar tranquilos. Desde la Formación Afectiva, dicha solución pasa por el cultivo y practica de Habilidades Psicológicas que nos ayudan a ingresar en un Circulo Virtuoso de una mayor Productividad Personal y un manejo adecuado de nuestros estados de ánimo.

Así las cosas, lo primero que debemos hacer es ejercitarnos en el habito de ser conscientes de nuestras emociones. Incluso, “el solo hecho de traer a la conciencia los sentimientos ocultos puede tener efectos saludables”[5]. Una Habilidad Psicológica como el Autoconocimiento “resulta ser una habilidad clave para manejar el estrés. Cuanto mejor podamos monitorear nuestras alteraciones emocionales, mas rápido nos recuperaremos de la inquietud.”[6]

Las personas mas hábiles para manejar la inquietud –y por ende la preocupación- suelen utilizar alguna técnica a la que recurren cuando es necesario. Ya sea un largo baño, un rato de ejercicio físico o una sesión de yoga.[7] En mi caso personal es escribir. He tomado conciencia que escribir me relaja, me hace sentir que he aprovechado el tiempo, que he sido productivo y cuando experimento esto, las demás actividades las llevo a cabo con mayor tranquilidad y efectividad. Como Formar en los buses por ejemplo.

Contar con uno de esos métodos de relajación no nos salvará de sentirnos nerviosos e inquietos de vez en cuando. Pero la practica cotidiana regular parece reacomodar el punto de activación de la amígdala, haciéndola menos fácil de provocar. Este ejercicio de reacomodamiento neural nos brinda la capacidad de recobrarnos con mas celeridad de los asaltos de la amígdala, además de tornarnos menos propensos a ellos. El resultado neto es que somos menos susceptibles a la inquietud – y por lo tanto a la preocupación- y sus ataques son más breves.[8]

En conclusión, ser hábil psicológicamente es pre-ocuparse menos y ocuparse mas. ¿No crees? Te dejo un abrazo y si quieres aprehender Habilidades Psicológicas, aquí nos puedes encontrar. Hemos dedicado el 100% de nuestras vidas a su estudio, cultivo y desarrollo, de modo que con mucho gusto te podemos compartir lo que hemos aprehendido.

Montañas de Soacha, 2:30pm


[1] Daniel Goleman “La Inteligencia Emocional en la Empresa” Editorial Vergara. Buenos Aires, 2000, pag 113.
[2] Ibid pag 112
[3] Ibid pag 114
[4] Ibid pag 115
[5] Ibid
[6] Ibid pag 116
[7] Ibid
[8] Ibid
Categorías: HABILIDADES AFECTIVAS | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario
 
 

MANIFIESTO DEL OPTIMISMO

1. No es cierto que exista una crisis económica planetaria, lo que existe es una crisis específica de países específicos.

2. La esperanza de vida aumenta 2,5 años cada década. Por primera vez aprendemos que hay vida antes de la muerte y que cualquier tiempo pasado fue peor.

3. La educación y la medicina avanzan hacia la personalización, y nos obligan a engendrar un nuevo modelo social. La prevención será más importante que la curación.

4. Un gran descubrimiento: el aprendizaje social y emocional. Por primera vez en la historia de la evolución empezamos a conocer y gestionar las emociones. Y sabemos que es tan importante aprender como desaprender.

5. Las redes sociales son lo que nos hace distintos del resto de animales. El origen de la interconexión actual está en las rutas de la Seda y del Incienso. Gracias a la revolución digital ahora la comunicación puede ser instantánea y universal.

6. Tras los avances de las ciencias de la mente, hoy conocemos la importancia delinconsciente con relación al pensamiento racional. Por primera vez constatamos que podemos confiar en la intuición.

7. Nunca habíamos sabido tanto sobre la naturaleza de la felicidad. Eso es lo esencial: la felicidad se encuentra en la sala de espera de la felicidad.

8. Otro de nuestros quebraderos de cabeza seculares: la belleza. Sabemos que la belleza es ausencia de dolor, o sea, la que refleja un rostro con un nivel de fluctuaciones asimétricas inferior al normal.

9. Evolutivamente, en tiempo de crisis, la manada se vuelve hacia los jóvenes para que ejerzan su liderazgo. Es pues, la hora de los jóvenes. No pueden defraudar.

10. Hace unos años estábamos convencidos de que la visión del universo correspondía a la realidad. Luego descubrimos que esa visión dependía del marco y de las emociones. Ahora sabemos que es el resultado de un modelo matemático: la incertidumbre envuelve a nuestro universo.

EDUARDO PUNSET

Viaje al Optimismo

Categorías: OPTIMISMO | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario
 
 

SOBRE NUESTRA PRIMERA ENTREVISTA EN RADIO

El día que nuestra hija Orianna cumplió su tercer año de vida, este proyecto dedicado a la Formación Afectiva recibió una poderosa inyección de energía. Gracias a la intrépida actividad de Formación llevada a cabo en los Buses, fuimos entrevistados en el programa Nocturna RCN dirigido por el veterano periodista Julián Parra.

Todo empezó un día en el que una de mis faenas fue escuchada por un periodista del periódico El Tiempo, y al parecer llamé su atención porque días después me contactó para proponerme hacer una crónica para publicar en ese importante diario nacional y de paso conectarme con un colega suyo que trabajaba en RCN radio.

Y en efecto, al día siguiente de esa llamada me contacto Caroline, eran alrededor de las 8pm y la idea era estar en el programa de esa misma noche. Alborozado llamé a la Mincha y le conté la buena nueva.

En estos momentos me viene a la mente un pensamiento criticón ¿y sabes qué dice?: “no es para tanto Andrés, se trata simplemente de una entrevista”. Pero mi lado optimista riposta y dice: “no te escuches Andrés, si es importante para ti, disfrútalo, saboréalo!!!” y me siento más  inclinado a optar por el segundo pensamiento;  experimento una emoción positiva, me alegra, me llena de entusiasmo. Representa un fruto maduro luego de llevar varios meses sembrando en los Buses. Significa que esta táctica funciona, que llama la atención ver un psicólogo tomándose ese escenario, quizá el primero en tener el valor de compartir sus conocimientos ante un auditorio acostumbrado a escuchar lamentos.

Pero bueno, volvamos a la entrevista. Llegamos a las instalaciones de RCN Radio en Teusaquillo; un bunker blanco y frio. Eran las once de la noche y Bogotá estaba helada. Ahora pienso que ese lúgubre clima era el presagio de la experiencia que íbamos a vivir.

Después de la reseña para ingresar el bunker nos recibió la periodista que me había contactado. De entrada, su recibimiento fue parco, el programa ya estaba al aire, pero Caroline nos hizo seguir a una especie de sala de espera, tan fría como la anfitriona. ¿Sabes? La sensación que me quedó de las instalaciones de RCN es una imagen gris, apagada, como sin vida; puede ser que esto no corresponda con la realidad, pero debo ser sincero con mi percepción. Sin todavía conocer las instalaciones y las personas de su máxima competencia, no se porque me imagino a Caracol Radio de color amarillo y lleno de vida.

Nos hicieron esperar mas de 30 minutos y Caroline ni siquiera tuvo la gentileza de conversar un rato con nosotros, de contarnos como iba a ser la entrevista, que nos iban a preguntar, cual seria su propósito. Simplemente se limitó a llamarnos  y lanzarnos a nuestra primera incursión en radio como terneritos al matadero.

¿Por qué digo esto? Porque no nos sentimos bien en la entrevista. Yo quiero pensar que tenían buenas intenciones, que su propósito era resaltar el hecho de que un psicólogo dejara sus miedos a los convencionalismos a un lado, se lanzara a reflexionar en voz alta en un Bus y se atreviera a sembrar conciencia. Pero las preguntas que nos hicieron no estaban encaminadas a ese fin.

En los 10 minutos que duró el show, su preocupación fue indagar  si nos iba bien económicamente, si podíamos vivir de ello. El error nuestro fue habernos dejado arrastrar a esa lógica y no tener la habilidad de traerlos a nuestro terreno, de mostrarle que nuestra incursión en los buses no tiene una motivación meramente económica, que es el resultado de una convicción, que dicha actividad es una táctica para poner a pensar a las personas y dar a conocer nuestra causa, contarle a la gente sobre la existencia de la Formación Afectiva. Yo, acostumbrado a argumentar mis acciones esa noche mi mente se bloqueo y la Mincha quedó atrapada también en la misma atmosfera.

Al terminar la entrevista, con la Mincha llegamos a la misma conclusión: “no nos sentimos a gusto, no pudimos disfrutarla”. Pero lo importante era que al margen de la entrevista como tal, el hecho de haber estado sentados en esa cabina, ya representaba para nosotros una pequeña victoria en esta lucha por dar a conocer la potencia de la Formación Afectiva.

Quiere decir también que estamos alzando las manos, que nos estan viendo, que el irreverente acto de subirnos a los buses es una buena forma de llamar la atención y lo es porque nadie se lo espera; y lo es porque es otra forma de vivir la psicología. Y mientras nosotros nos sintamos bien y lo disfrutemos, lo que sientan, piensen y digan los demás nos tiene sin cuidado, salvo que sea para alimentar esta idea.


Categorías: ENTREVISTAS | Etiquetas: , , , , , , | 2 comentarios
 
 

EL FORMADOR AFECTIVO COMO UN CAZADOR RECOLECTOR

Los estudiosos de la evolución humana nos hablan de cuatro grandes periodos en el desarrollo de la humanidad. Primero, una larga temporada como nómadas Cazadores-Recolectores; luego, la población fue creciendo  y migrando hacia un estilo de vida más sedentario alrededor de la agricultura; después, surge la Revolución Industrial y con ella la posterior explosión demográfica en las ciudades; hoy, quienes vivimos en estos días, somos testigos de una nueva migración que teóricos como el sociólogo Manuel Castells han denominado como la Era de la Información o Informacionalismo. Y nuevamente la vida está cambiando drásticamente porque esta Era está siendo marcada por revolucionarias innovaciones tecnológicas e informáticas y por profundas transformaciones culturales, sociales, económicas y políticas. Sin embargo, y a pesar de los miles de años transcurridos desde nuestros tiempos como cazadores-recolectores, en el fondo seguimos comportándonos de forma muy similar, especialmente en lo que a la consecución de los Recursos Personales se refiere.

Nuestros lejanos antepasados se enfrentaban al desafío de la supervivencia con la rigurosidad de quien es consciente de que acceder a los recursos es una cuestión de vida o muerte. Un asunto vital. Ellos, cuya motivación principal era la búsqueda de alimentos, recorrían la Tierra cazando y recolectando lo que a su paso encontraban, y establecían asentamientos temporales teniendo como referencia los ciclos climáticos.

Una vez establecido el asentamiento, los hombres de la tribu salían a hacer sus faenas; se iban en grupos a cazar, a enfrentar el desafío de luchar contra otras especies. En el asentamiento quedaban las mujeres y los mayores, quienes se dedicaban a la recolección y a la Formación de los nuevos miembros de la tribu.

Cuando los hombres regresaban al asentamiento después de varios días de arduo trabajo, se dedicaban además de descansar, a otros menesteres; el juego, la danza, los ritos y otras practicas que fueron complejizando la mente humana. Es decir, no todo era Cacería, también sacaban tiempo para el Ocio, la sofisticación de sus herramientas, y la creación de otras nuevas.

Hoy, miles y miles de años después, esa minúscula población de la especie humana se ha multiplicado de una forma que asusta. Ya somos 7 mil millones y todavía seguimos Cazando y Recolectando, con una pequeña diferencia; la gran mayoría de miembros de esta especie gastan sus vidas en la mera búsqueda de recursos y en sus “tiempos libres” se dedican al consumo de actividades que promueven el ocio pasivo, el mínimo esfuerzo, simplemente dedicándose a satisfacer las demandas de sus genes y sus memes; motivo por el cual quedan atrapados en un Circulo Vicioso de mera supervivencia: comer, dormir, reproducirse (al menos aparearse) y morir. Viéndose comprometida, tarde o temprano, su Salud Afectiva.

Yo estoy de acuerdo con el psicólogo evolucionista Steven Pinker cuando afirma que “no todo tiempo pasado fue mejor”. Indudablemente seguimos evolucionando, sobre todo culturalmente, y gracias al trabajo que hoy hacemos, nuestros descendientes vivirán en sociedades más civilizadas, pero… (Siempre hay un pero) estos mejores tiempos no llegan por generación espontanea, hay que seguirlos cultivando, y cada nueva generación tiene la oportunidad de hacer su aporte a esta fabulosa Causa Humana. Aunque también tiene la tentación de obstaculizar dicho desarrollo y vivir su vida sin hacer nada productivo (ni siquiera para Si Mismos) o al servicio de hombres que ya no cazan alimentos, sino a otros hombres. Y cuando el hombre caza al hombre, la evolución de la humanidad se complica.

Por éste motivo es que el prestigioso psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi señala que “ninguna tarea es a la larga más importante que hallar una manera de desarrollar Yoes que apoyen la evolución. De ello depende el resto de consecuencias positivas. Si queremos contar con una historia, nuestras mentes deben estar preparadas para crearlas.”[1] Por eso es que debemos practicar una Crianza Formativa.

Personalmente he decidido caminar junto al primer bando. Entre otras razones porque estoy tomando conciencia de las reglas del juego de la Vida. Un juego en el que “algunos individuos siguen de forma casi exclusiva las instrucciones de su configuración genética o los dictados de la sociedad, con escasa o nula participación por parte de la conciencia. En el otro extremo del espectro están los individuos que desarrollan seres autónomos con objetivos que sobrepasan las instrucciones externas, viviendo casi exclusivamente según reglas autogeneradas. La mayoría de nosotros –señala Csikszentmihaly– operamos entre esos dos extremos”.[2]

Yo, he comenzado ha caminar en el segundo. Con los que queremos ofrecer nuestra existencia y poner nuestro cerebro al servicio de la Causa Humana. Aportar en esta empresa que se viene construyendo desde que el hombre es hombre. No quiero llevar una vida pasiva, ni al servicio de hombres cazadores de hombres que bajo disfraces altruistas, someten a otros miembros de nuestra especie para satisfacer solo sus intenciones particulares, las demandas de sus genes y sus memes egoístas.

Ahora estoy comprendiendo que ese sometimiento se hace a las “buenas”, o a las malas. En el primer caso se apela a la fuerza, se impone el miedo, el terror. Ahí están las dictaduras totalitarias y fundamentalistas que todavía nos muestran ese lado perverso de la naturaleza humana. Pero también, se puede someter al hombre a las “buenas”. Con sutiles ideologías esclavizantes, económicas, políticas, religiosas. Sistemas de creencias con mecanismos adoctrinantes tan efectivos que incluso tienen entre sus seguidores sus principales sostenedores y multiplicadores. Ellos mismos defienden sus cadenas.

Con mi Mincha hemos decidido interiorizar las mejores prácticas que el hombre ha desarrollado a lo largo de su evolución cultural. De los Cazadores-Recolectores aplicamos esa estrategia de salir a Cazar cada mañana. Eso quiere decir a divulgar, comunicar y multiplicar el mensaje de la Formación Afectiva en los Buses. Esta estructura básica la complementaremos con las demás actividades de Formación Afectiva que realizamos conjuntamente con la Mincha. Los cursos de Afectividad Humana en la Luis Angel Arango, las Orientaciones Afectivas, las conferencias y los talleres.

El propósito es acumular los Recursos Personales necesarios para patrocinar nuestra Actividad Creativa; leer, escribir, crear y conversar con la Mincha. En otras palabras, búsqueda intensa de recursos y producción intensa de contenido para publicar en nuestros blogs.

Nuestra tarea de Formación Afectiva empieza como Cazadores-Recolectores. Pero no cazaremos hombres sino recursos para la Causa, no recolectaremos solo metálico; también contactos, usuarios, experiencias positivas que nos proporcionen las reservas suficientes de energía (psíquica y material) para reducir nuestra actividad de Caza y pasar al siguiente nivel: el del Formador Afectivo como un Agricultor y preparador de Cazadores-Recolectores.


[2] Ibid, pag 51 la negrita es mía y lo hago para destacar ese hecho tan notable que tiene una consecuencia muy potente sobre nuestros modelos de Parejas Formativas, Crianza Formativa y Trabajadores Talentosos.

Categorías: CAZADOR RECOLECTOR, FORMADOR AFECTIVO | Etiquetas: , , , , , , , , , | 2 comentarios
 
 

¡ALTO AHÍ!

¡ALTO AHÍ!

 

¿Hacia dónde voy? ¿Qué quiero en la vida? ¿Lo que hago contribuye con el logro de mis objetivos? ¿Lo que hago contribuye con el desarrollo de mi talento? ¿Qué puedo hacer para mejorar el desempeño en mis diferentes roles? ¿Trabajo en lo que me apasiona o en lo que me toca? ¿Contribuye mi trabajo con la conquista de mi Autonomìa? ¿Cómo puedo construir un proyecto vital que le de trascendencia a mi existir?

Qué piensas de lo anterior… Intentaste resolver alguna pregunta… Inténtalo.  Mira que cuando decidí hacer un alto en el camino para despejar las anteriores incógnitas, hallé  respuestas que se adaptaban a mis circunstancias vitales, conceptuales y de trabajo. Inténtalo. Podrías encontrar respuestas que se adapten a tus circunstancias particulares.

Te voy a contextualizar. Mis Circunstancias Vitales están relacionadas con el nacimiento de mis hijos Orianna de tres años y Dante de nueve meses, y con la relación de pareja que he construido durante seis años con mi esposo Andrés.

Como es apenas normal, tener un hijo es un acontecimiento que en la vida de cualquier mujer interesada en tener un óptimo desempeño en su rol de madre, la obliga  a replantear afectos, prioridades, deberes, prácticas, estrategias, reglas, normas y un extenso etcétera. Esta experiencia a mi particularmente, me obligó a hacer un alto en el camino para reflexionar acerca del tipo de crianza que debía aplicar; de las razones por las cuales no pienso enviarlos a la escuela; de la forma en que voy a participar activa y conscientemente en su desarrollo mental, es decir, en su desarrollo afectivo (enseñarles a interactuar adecuadamente  en cada uno de sus Escenarios de Interacción ), en su desarrollo cognitivo (enseñarles habilidades cognitivas: leer, escribir y pensar), y en su desarrollo expresivo (explorar, identificar y desarrollar su Talento).

Por fortuna, en esta tarea no he estado sola, Andrés ha trabajado a mi lado en este complejo y fascinante oficio de la crianza, así como en la construcción de nuestra relación. A propósito, elaborar el vínculo de pareja ha requerido arte ciencia y trabajo, como bien nos lo ha enseñado la Psicología Afectiva. También ha sido necesario hacer varios altos en el camino para tomar consciencia de las Habilidades Afectivas Intrapersonales e Interpersonales, que puestas en práctica permiten que una relación trascienda. A decir verdad, no hemos estado exentos de los conflictos inherentes a cualquier relación interpersonal.

Lo importante, es que aprendimos a desconflictuar y a aplicar lo que predicamos en las Orientaciones Afectivas de Pareja que hacemos; entre otras cosas, nos hemos dedicado a compartirnos para poder conocernos cada vez mejor, y esto, ha favorecido el incremento del aprecio mutuo, tanto como el deseo de continuar construyendo y Trabajando Juntos.

Trabajar Juntos. Esto es lo que hemos venido haciendo, trabajamos juntos en la crianza de nuestros hijos, en la construcción de nuestra relación y en la consecución de  los Recursos Personales. Gracias a que aprendimos a negociar argumentando nuestras diferencias, ahora somos un equipo. Estamos desarrollando un concepto a partir de nuestra Experiencia Vital: como Pareja Formativa que práctica una Crianza Formativa y a diario se ejercitan como Trabajadores Talentosos. Más específicamente, trabajamos como Formadores Afectivos.  Este trabajo nos permitió fusionar nuestros afectos, roles, creencias, conocimientos, habilidades y demás, para trabajar en lo que nos apasiona, en lo que nos permite generar permanentes estados de Flujo y disfrute, trabajar para nosotros y por los demás, no para otros; trabajar por conquistar nuestra Autonomía. Como te habrás podido dar cuenta, lo anterior resume mis circunstancias conceptuales y de trabajo.

En definitiva, hay circunstancias existenciales que requieren detenerse a pensar, sentir, vivir conscientemente la realidad, en lugar de evadirla. Esto hace la diferencia entre vivir una vida de aflicción y una vida de satisfacción. Eso es todo por ahora amable lector, sólo me resta decirte: ¡ALTO AHÍ!

Categorías: BIOGRAFIA, COMUNIDAD FORMATIVA EL TALLER, CRIANZA FORMATIVA, DESARROLLO AFECTIVO, EL MUNDO DE LA PAREJA, REFLEXIONES | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , | 1 comentario
 
 

LAS TAREAS DE LA EXISTENCIA

La vida tiene una misión para cada uno de nosotros, nuestra tarea es comprehenderla y empezar el proceso de transformación.

De acuerdo con la práctica del Zen, la transformación consiste en producir lo que la vida desea producir a través de nosotros. En este mismo orden de ideas, para avanzar por el camino de la transformación hay que ser un guerrero impecable, lo que no equivale a ser un guerrero perfecto, lo importante es hacer siempre lo mejor que podamos y trabajar con cuidado cosa por cosa.[1]

De manera que la primera tarea de nuestra existencia consciente es comprehender esa misión señalada por la vida.

La segunda tarea es empezar a recorrer ese camino de transformación y mantenernos constantes.

La tercera tarea es llevar una vida ejemplar, que sirvamos de modelo vital a nuestros hijos, familiares, amigos y demás personas en general.

La cuarta tarea es contribuir a que más personas puedan comprehender la misión que les tiene deparada la vida.

Estas son las tareas de la existencia de las cuales hoy soy consciente, seguramente hay más, pero por ahora, estas son las que comprendo y practico.


[1] Charlotte Joko Beck “La Vida tal como es: enseñanzas sobre Zen” editorial norma, 2008

Categorías: REFLEXIONES | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario
 
 

DE SER “PSICÓLOGO” A HACER PSICOLOGÍA AFECTIVA

Foto: Mauricio Moreno / El Tiempo

La gente que tiene la oportunidad diaria de hacer lo que mejor sabe hacer –actuando en consecuencia con sus fortalezas- tiene más posibilidades de florecer”

Barbara Fredrickson

Empiezo mi carrera profesional como psicólogo  gracias a que un diploma me acreditó como tal. Hoy, con la perspectiva de los años y el conocimiento acumulado y complejizado, comprendo que cuando uno egresa de la facultad lo único que tiene de psicólogo es precisamente ese diploma, porque técnicamente hablando, la mayoría llegamos al mercado laboral sin saber hacer Psicologia; la prueba fehaciente de ello es que una vez egresados nos ponemos a buscar empleo en lugar de Trabajar, la diferencia entre ambas opciones es Vital.

En primer lugar, para emplearse basta con el diploma, un papel que uno compra en una institución legalmente autorizada para vender éste documento. Cabe decir que funciona como un contrato a 5 años que se renueva cada 6 meses. Una de las partes contratantes (el estudiante) se compromete a pagar una alta suma (esto depende del status de la marca en el mercado de los diplomas) y la otra (la institucion) a depositar en el cerebro del pagador una serie de ideas relacionadas con la Psicologia; para legitimar dicho contrato, el estudiante es sometido a evaluaciones periódicas que den cuenta de la memorización de las mencionadas ideas.

A la institucion poco le importa si el estudiante adquiere un dominio complejo o superfluo de esas ideas. Tan es así que se guía por un sistema de calificación en el que se establecen unos mínimos valorativos para que el estudiante pueda pasar al siguiente nivel; para la obtención del diploma que te acredita como psicólogo da lo mismo si sacas un 3 o un 5, cuando llegas al mercado laboral no te van a pedir tu record de notas, salvo que quieras pasar al siguiente nivel del negocio, lo que el sistema llama la educación postgradual, y ni así.

Aquí es importante subrayar que una vez se ha terminado el contrato entre las partes, el ahora nuevo “profesional” de la psicología es lanzado a la selva del mercado laboral a competir en una despiadada lucha en el que el más fuerte es el que mejor conectado esté, es decir el que más palancas tenga. En este punto por ejemplo empieza a pesar el prestigio de la marca que haya vendido el diploma. Y aunque sea duro reconocerlo, hay que ponerlo sobre la mesa; no es lo mismo un diploma de psicología “Made in Universidad de los Andes” a otro “Made in X, Y, Z” (no me atrevo a nombrar universidades porque no quiero herir el orgullo de mis colegas). Lo cierto es que como en el mercado de los celulares; hay diplomas de alta gama, media y flechitas. Y esto pesa a la hora de buscar empleo.

Es tanto el impacto que tiene esta realidad, que en el medio se habla de “lavar el diploma” es decir, cuando se hace un pregrado en una universidad de gama media o baja, se busca hacer un posgrado en una de alta gama para aumentarle el peso a la hoja de vida, o dicho de otra forma, para hacer mejores contactos, que es lo que más pesa en este juego, donde en muchos casos, la meritocracia brilla por su ausencia.

En este mundo de los psicólogos de diploma y por ende en el mundo de los psicólogos empleados, pesa mucho el lugar de donde hayas salido, marca la diferencia entre los que salen a mandar, o, a obedecer. Los primeros van directo para las multinacionales, a las ONGs internacionales, y caen parados en las altas esferas de la administración del Estado, porque no sólo se compra un titulo, sino también capital social, eufemismo para hacer referencia a las palancas, la rosca que llaman. A los demás les toca “pelarse el lomo” en las negreras empresas de selección de personal, o en instituciones de beneficencia que pagan salarios que a los pobres psicólogos poco les alcanza para vivir dignamente.

Esta es la cruda realidad. Con un agravante; se cree ilusoriamente que la única manera de escapar de los empleos esclavizantes es haciéndote un posgrado para “cualificar” tu hoja de vida e incrementar así tus posibilidades en esta cruenta batalla por la supervivencia laboral. Pero esto no es más que un caramelito que da lugar a un nuevo problema; la sobreperfilación. Entonces ocurre lo impensable; no te contratan porque estas sobreperfilado!!!! y lo que haces lo puede hacer un recién egresado por la mitad o menos de tus pretensiones salariales. Y ahí si como dirían las abuelas “empieza cristo a padecer”; porque las deudas acosan, el estrés enferma, la presión social y la competencia por el status tensiona, hasta llegar un momento en que la salud mental de quienes trabajan en salud mental termina quebrándose; angustia, soledad, depresión, tristeza. Oscuro panorama que muestra claramente como quedan atrapados en un circulo vicioso.

Cosa muy diferente ocurre con quienes comprendieron la lógica de ese perverso juego y optaron por aprehender a Hacer Psicología para construir su propio camino. Es decir, se dedicaron a trabajar.

Aquí la lucha entonces ya no es contra los demás colegas. Poco importa tener una hermosa hoja de vida o un palmares lleno de títulos comprados. Aquí lo que cuenta son las habilidades demostradas, la capacidad de construir un producto o diseñar un servicio. Aquí no se llega a un mercado laboral, aquí se crea un mercado alrededor de lo que se ofrece, aquí se crea una comunidad y sobre todo, aquí se lucha por una Causa.

Pero hay que ser sinceros, no todo es color de rosa. Al principio la batalla más dura es contra uno mismo. Contra tus dudas, tus inseguridades, tu falta de recursos económicos, la incredulidad de quienes te rodean y lo más importante: la carencia de habilidades afectivas, cognitivas y expresivas.

Ahora bien, ¿Qué se requiere para mantenerse en este camino?

Son muchos los que han intentado dar el salto, sin embargo, no son pocos los que han tenido que devolverse. Aquí lo difícil no es hacer el cambio sino mantenerse firme, en pie de lucha, convencido de su Causa. Esa confianza en Ti Mismo es clave, porque es el combustible que te sostiene, ese que no te dejar rendir, el que te recuerda permanentemente que la batalla es por la Autonomía, por gobernarte a ti mismo, por ser el dueño de tu destino, por elegir tus propias cadenas y no las impuestas por los condicionamientos biológicos y sociales a las cuales estamos sometidos sin ser conscientes de ellos.

Transitar por este camino requiere el cultivo y desarrollo de habilidades afectivas. Es importantísimo Autoconocerse; descubrir para que eres bueno, tomar conciencia de esas habilidades que tienes por allá escondidas y que puedes poner al servicio de tu Causa. También es clave Autovalorarse; ejercitarce en la evaluación de Ti mismo, ser sincero, no engañarte, reconocer tus carencias, tus fortalezas. Y más importante aún es Autoadministrarse; aprehender a manejar tus recursos psicológicos (vínculos, conocimientos y experiencias) y materiales (espacio, tiempo y metalico).

Una lección que se aprende en estas tierras es que el tiempo de un Trabajador es muy diferente al tiempo de un empleado. Empezando porque aquí no existe esa diferenciación entre el Trabajo y el “tiempo libre”, de hecho, no tenemos tiempo libre!!!! No podemos darnos esos lujos, sin embargo, si gozamos de Momentos de Ocio Creador, porque esos momentos en los que aparentemente estas haciendo cosas distintas a tu trabajo, tu cerebro sigue procesando información, por eso se disfruta de actividades lúdicas; del cine, del teatro, de caminar la calles, de visitar museos, de asistir a conferencias, centros culturales. Siempre estas consumiendo información y ésta la integras a tu trabajo. Nosotros por ejemplo, lo vemos todo desde el prisma de la Afectividad Humana y es sorprendente lo que se observa. No obstante, para lograr lo anterior es vital aprovechar el tiempo, ganarle la batalla a la pereza; por eso hay que levantarse temprano, disfrutar del despertar del día, cuando la motivación es intrínseca la mente es muy productiva.

Lo anterior en cuanto a lo afectivo, pero no basta con ello, es necesario cultivar y desarrollar habilidades cognitivas. Si quieres hacer psicología no le puedes hacer el quite a la lectura. Es obligatorio apasionarse por el estudio de nuestro campo. Como bien diría uno de mis grandes maestros Mihaly Csikszentmihalyi: “no se puede crear una novedad si no se domina el campo”, por eso hay que leer a la lata, y estar muy al tanto de las últimas novedades. Hoy por ejemplo en el campo de la psicología la brújula está apuntando hacia la Psicología Positiva, la Psicología Afectiva, las Neurociencias, la Psicología Evolucionista y la Teoría BioPsicoSocial de la Mente. Ahí está el futuro y en éstas corrientes estoy nadando.

Pero además de leer hay que escribir. Si no se escribe queda la tarea a medias. Ambos procesos deben llevarse a cabo sistemáticamente. No es suficiente leer por leer, hay que comprehender la ciencia del texto como diría Van Dijk. Y para dominar el proceso de la escritura es requisito afrontarlo como una necesidad y como un oficio permanente. Porque aprender a escribir es a la vez aprender a pensar crítica y creativamente.[1] En otras palabras, la escritura es tremendamente importante para el desarrollo del pensamiento critico y creativo.

Hacer psicología requiere aprehender a leer ciencia, a comprender el lenguaje de los científicos. Escribir requiere aprehender a conceptualizar, argumentar, elaborar categorías, a construir modelos conceptuales, en últimas a manejar el conocimiento como diseño y no como información como diría David Perkins.  Porque eso es lo que vendemos: Conocimiento. En nuestro caso, conocimiento sobre la Afectividad Humana. Y lo mejor del caso es que entre más leamos y escribamos, más conocimiento producimos, además es reciclable, reutilizable, tiene múltiples formas de combinación, su uso lo hace más complejo y por lo tanto más sofisticado. Y lo mejor es que se puede transmitir a través de diversos canales; virtuales y físicos. En fin, se entra en una espiral ascendente, en un círculo virtuoso que tarde o temprano terminará recompensándote con el mayor logro que un Trabajador puede alcanzar: su Autonomía en todos los sentidos de la palabra.

En las habilidades expresivas ubico el enseñar, hacer la transferencia de lo que vas aprehendiendo. Hay que cultivar y desarrollar la habilidad para hablar en publico (por eso en parte es que hago el ejercicio de Formar y Divulgar en los buses). Aquí la meta es convertirte en un convincente expositor; ser un maestro de la palabra, un artista, un hechicero, un apasionado encantador, un vendedor persuasivo -pero de los buenos-, no de otra forma lograras convencer a los demás de las bondades de lo que ofreces. Del poder de tu Causa.

Como podrás ver, ninguna de estas habilidades se cultiva ni se desarrollar en la Universidad. ¿Te enseñan a Autoconocerte, a Autovalorarte, a Autoadministrarte? Para nada. ¿Te enseñan a leer de verdad, a escribir de verdad? ¿A pensar? Para nada. ¿Te enseñan a enseñar, a hablar en público? ¿A convencer? ¿A vender? Para nada. Viéndolo bien, que costosos son esos diplomas que venden las instituciones universitarias actuales. Ese modelo de universidad está en vía de extinción. En los años venideros surgirán nuevos modelos cimentados en la síntesis entre la teoría y la práctica y sobre todo, en el cultivo y desarrollo de habilidades; por que no todo conocimiento desarrolla habilidades, pero el desarrollo de cualquier habilidad genera conocimiento.

Termino esta larga perorata (que escribí en la montaña, inspirado por la briza y el canto mañanero de los pájaros) con dos conclusiones o “derivadas” -como diría mi maestro Miguel De Zubiria– una de índole económica y otra psicológica.

Como somos psicólogos y no economistas, nos cuesta mucho comprender las inexorables leyes del mercado. Traigo a colación una de ellas para demostrar la diferencia entre emplearse como psicólogo gracias a un diploma y Trabajar haciendo psicología. Me refiero entonces a la famosa ley de la oferta y la demanda:

  • A mayor oferta, menor demanda.
  • A menor oferta, mayor demanda.

En lenguaje castizo y aplicado a nuestra reflexión esto quiere decir:

A mayor oferta de psicólogos que buscan emplearse gracias a un diploma comprando en una institucion universitaria, menor es la demanda de éstos. Por lo tanto, mayor es la competencia y más bajos son sus ingresos. ¿Por qué? Muy sencillo, pues porque hay muchos comensales, y eso no es lo peor, lo más grave es que cada semestre salen al mercado laboral cientos de psicólogos más y en un país como Colombia, la torta del empleo para los psicólogos no es ilimitada, entonces, entre mas hallan, menos comen y los que comen, acceden a una porción cada vez más pequeña.

La verdad es que esto es un negocio de suma cero en el cual los verdaderos ganadores son dos: los que venden los diplomas –las universidades- y los que se benefician de la sobreoferta  -los empleadores-, quienes se pueden dar el lujo de pagar bajos salarios a psicólogos desesperados por emplearse para sobrevivir, por acceder a las migajas del pastel y sin derecho a protestar porque son fácilmente reemplazables, para eso abundan.

Y como estamos en el país del sagrado corazón, no son pocos los que ingenua e ilusoriamente creen que esta situación se puede remediar con leyes, y posan ante el gremio como luchadores de una causa perdida. A estos cándidos personajes bien vale la pena recordarles una de las famosas leyes de Murphy: “Lo que está mal, tiende a empeorar”.

La segunda parte de la ley de la oferta y la demanda aplica perfectamente para los que hacemos psicología, los que Trabajamos. Veamos:

A menor oferta, mayor demanda.

Traducido esto quiere decir que entre más personas (jurídicas o naturales) demanden de los productos y servicios psicológicos que diseñemos  a partir de nuestras propias innovaciones conceptuales, más exclusiva es la oferta y por lo tanto más altos son los ingresos.

En otras palabras, un trabajador que hace psicología ya no compite por un empleo, trabaja por construir una comunidad de usuarios, multiplicadores y creadores que utilicen, distribuyan y creen productos, servicios y experiencias que contribuyan con la Salud Afectiva de la comunidad. Y entre más miembros tenga la comunidad, mayor es la riqueza psicológica (vínculos, conocimiento, experiencias) y material (tiempo, espacio y metalico).

Con una diferencia, la riqueza en el paradigma del empleo se concentra en unas pocas manos. El psicólogo empleado es el que hace la tarea, pero el empleador se queda con la mayor utilidad. Es decir, “trabajar” para enriquecer al dueño.

En cambio en el paradigma del Trabajo la riqueza se distribuye. Esto porque la comunidad crece gracias a sus miembros y entre más se trabaje al interior de la comunidad mayores son las utilidades para si mismos y para la comunidad en general; es un gana-gana, no un gano yo – pierdes tu, como ocurre en la otra orilla. En conclusión, se trabaja para enriquecer a la comunidad (psicológica y materialmente), a todos los que la conforman.

Y este punto lo conecto con la conclusión psicológica. Como ves, la riqueza no se da sólo en metálico, también se gana en otros recursos. La real posibilidad de establecer vínculos afectivos más sólidos, de ejercitarse en el desarrollo de habilidades afectivas, cognitivas y expresivas, de experimentar mayor disfrute, sentido de vida, propósito existencial, mejores relaciones interpersonales, con tu familia, tu pareja, tus amigos; mayor Autonomía, cohesion, en una sola palabra: Plenitud y esta redunda en salud, en Salud Afectiva.

¿Qué más se le puede pedir a la vida?

Así que, ¿quieres seguir siendo empleado y trabajar para los demás, aun a costillas de tu Salud Afectiva? o ¿Prefieres vencer el miedo y  aprehender a Trabajar y hacerlo para ti y por los demás, en beneficio de tu afectividad?

Como casi siempre….

Tú decides.


[1] Alvaro Díaz “La argumentación escrita” Editorial Universidad de Antioquia. Segunda edición, septiembre de 2002.

Categorías: psicologicas | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.